¿Buscas un profesional para Ventanas Metálicas?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Ventanas Metálicas

Ha llegado el momento de colocar ventanas a tu casa. Estas nos proporcionan luz natural, ventilación, protección y seguridad. La correcta elección de una buena ventana nos permitirá a largo plazo ahorrar. Su óptima instalación con un sistema de aislamiento nos permitirá economizar combustible y electricidad en épocas de frío. Junto con las puertas, son las zonas de mayor vulnerabilidad en nuestro hogar, por lo que su resistencia y seguridad son puntos importantes también a la hora de una correcta elección.

El aluminio se ha convertido en el material más popular de las ventanas metálicas en este último tiempo, dejando atrás la chapa. El aluminio brinda una multiplicidad de opciones de diseño, convirtiéndolo en un factor clave en el confort de nuestro hogar. Se distingue frente a otros por su resistencia y ligereza, su densidad lo hace un tercio más liviano que el acero. Es un material que no se corrosiona o deteriora a diferencia de la chapa o la madera. Posee un recubrimiento natural protector de óxido evitando que haya que pintarlas frecuentemente y es un material difícilmente inflamable, una cualidad muy deseable para la seguridad de nuestro hogar frente al fuego. Además ofrece una gran variedad de colores y es fácilmente moldeable, lo que permitirá llevar a cabo todo tipo de diseños.

A la hora de optar por este material tendremos que elegir entre dos opciones de acabado: anodizado o pintado.

El aluminio anodizado posee un tratamiento que nos permite mantener la apariencia del material tal cual es. Al ser un proceso electrolítico y estar integrado al metal, éste no puede ser escamado ni pelado. No es afectado por la luz solar y su mantenimiento en lo que respecta a limpieza es muy sencillo, utilizando jabón suave y agua. Por otro lado, el aluminio pintado se realiza con el sistema electrostático en polvo horneable. A través de un horno es llevado a temperaturas de 200 grados obteniéndose como resultado un pintado perfecto.

A la hora de elegir el tipo de ventas según su abertura, encontraremos varias opciones. Dependiendo de cada ambiente y necesidad podremos elegir entre unas u otras. A continuación veremos las opciones más populares que encontraremos en el mercado.

De paño fijo. Generalmente de una sola hoja. Esta ventana, como su nombre indica, es fija, por ende no se abre. Su función es la de iluminar y no ventilar.

Abatibles. Está compuesta por una o varias hojas que se abren a un lado. No necesita mucho mantenimiento. Es una ventana cómoda, fácil y que se puede limpiar de manera sencilla.

Pivotante o Basculante. Este tipo de ventana se abre oscilando sobre un eje horizontal o vertical en el centro del marco. Ofrece luminosidad, es relativamente fácil de limpiar, y tiene la ventaja de regular la ventilación, el sonido y el nivel térmico dentro del hogar. Su desventaja es que ocupa lugar al estar abierta.

Oscilobatiente. La estructura de estas ventanas permite abrirlas tanto en modo oscilante como batiente. Es una de las mejores opciones ya que reúne las ventajas de ambos sistemas y casi ninguna desventaja.

Guillotina. Compuesta por dos hojas, de las cuales solo la inferior es móvil con deslizamiento vertical. Este sistema permite un flujo de aire libre y, al restringir la funcionalidad de la hoja superior, ayuda a mejorar el rendimiento térmico y la atenuación del ruido proveniente del exterior.

Corredera. Son las ventanas cuyas hojas se deslizan sobre guías, en un plano horizontal, unas sobre otras. La ventaja de las ventanas correderas, es que las hojas no necesitan espacio para abrirse. Esto las hace difíciles de limpiar por fuera, su única opción suele ser quitando las hojas.

Proyectable o Proyectada. Muy empleada en oficinas y en muros de cortina. Esta ventana se abre hacia el exterior desde la base, teniendo la fijación en la parte superior. Su sistema permite que el aire circule libremente, manteniendo al mismo tiempo una barrera protectora única que mantiene la lluvia afuera.

Celosía o Salomónicas. Utilizada habitualmente para la ventilación. Se trata de varias hojas horizontales que abren en forma conjunta. Son fáciles de limpiar por dentro y por fuera, otorgan buena ventilación y luminosidad, aunque limitan la visión.

Para lograr las condiciones ideales de confort al momento de elegir una abertura debemos tener en cuenta algunos aspectos fundamentales. Por ejemplo, si las aberturas son de gran escala, debemos evitar que el vidrio produzca, según la época del año, grandes pérdidas o ganancias de temperatura. También es importante, si vives en zonas transitadas, elegir la mejor opción para la insonorización. Puede que tus paredes tengan un perfecto tratamiento acústico, pero si las ventanas no lo tienen, de nada te servirá.

Para atacar estas dos cuestiones (térmicas y sonoras) se puede recurrir al vidrio flotante. Esta opción consiste en dos vidrios separados por una cámara de aire seco, utilizada como aislante térmico, disminuyendo las pérdidas de calor en casi un 100%, y disminuyendo también el consumo de energía. Otra cualidad es que actúa como aislante acústico. En algunos casos, estos vidrios también poseen componentes que disminuyen la transmisión de rayos ultravioleta. Estos rayos suelen percudir los muebles y las pinturas de interiores. Lo correcto sería recurrir a un técnico a la hora de elegir el tipo de vidrio, ya que, es recomendable en los lugares de paso colocar un vidrio de seguridad laminado.

Otra cuestión a tener en cuenta son los herrajes. Es importante que sean de cierre multipunto. Esto significa que aseguran la abertura en diferentes puntos del perímetro. El correcto uso de burletes mas el cierre multipunto brindaran al ambiente una mayor hermeticidad y un mejor control de la temperatura y del sonido.

Teniendo en cuenta los puntos tratados en este artículo recuerda: la correcta instalación de una ventana nos permitirá a largo plazo ahorrar en combustible y energía. No olvides el aspecto estético de tu casa y las necesidades de la misma a la hora de elegir el color de las ventanas y el tipo de abertura. Disfruta de tu hogar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí