¿Buscas un profesional para Ventanas Madera?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

Hablan de nosotros

20 minutos logo El economista logo El mundo logo Intereconomía logo T magazine logo

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Ventanas Madera

La ventana limita la frontera entre el interior y exterior de los edificios o casas, nos proporciona luz natural, ventilación, protección, seguridad. Las ventanas de madera dan a la vivienda una impronta viva, cálida e irremplazable. El diseño y la decoración actual han logrado conceptos muy interesantes, adoptando formas o presencias sutiles, minimalistas. No obstante, la madera en las ventanas siempre se relaciona más a los estilos rústicos que a los modernos, aunque también las encontremos en los estilos vintage o eclécticos.

La madera es un material orgánico, sólido y fibroso que se encuentra bajo la corteza de los árboles y que el hombre lleva utilizando desde tiempos remotos. Del tipo de madera y el proceso del secado dependerán la resistencia y calidad de la ventana. Existen varios tipos de madera y en cada tipo de madera su dureza, estabilidad, durabilidad, elasticidad, textura y color cambia. Estas son cualidades claves en el momento de elegir el tipo de madera más apropiado para un propósito concreto.

La gran capacidad de la madera, en cuestiones prácticas, es su capacidad aislante, mucho mayor al aluminio aunque no superior al PVC. Otra de las ventajas es la de estar fabricadas con un material que es natural y renovable. Ofrecen máximas prestaciones en cuanto a estanqueidad, resistencia al viento y aislamiento acústico, y presentan un mayor aislamiento térmico que las de aluminio y PVC. Su mantenimiento es quizá lo que lleva a muchas personas a decidirse por otro tipo de material para su ventana, sin embargo existen especies de madera que son duraderas y con un tratamiento protector adecuado podemos conseguir que duren de por vida. Podemos conseguir ventanas con excelentes prestaciones técnicas y estéticas tanto en maderas frondosas como coníferas prestando atención a los detalles constructivos y al tratamiento que cada especie necesita para su durabilidad.

Veamos a continuación algunas de las ventanas más usadas según su tipo de apertura.

Fijas. Estas ventanas no se abren y son generalmente las más económicas. Ofrecen niveles de conservación de energía y resistencia a una entrada forzada. Su desventaja es que no permiten la ventilación natural.

De movimiento deslizante. Pueden deslizarse en guías verticales llamadas ventanas de guillotina simple o doble, o en guías o rieles, denominadas ventanas de corredera. Son fáciles de operar y al no sobresalir del vano, evitan posibles golpes, ya que no actúan como obstáculo. Las de guillotina son más estancas que las de corredera, pues el sello se desgasta más rápidamente por la fricción y el peso.

Abatibles. Compuesta por una o varias hojas, estas ventanas se abren a un lado. Son cómodas, fáciles de limpiar y su mantenimiento es sencillo.

Basculante. Se trata de un tipo de ventana que se abre oscilando sobre un eje horizontal o vertical. Ofrece luminosidad, es fácil de limpiar, pero su desventaja es que ocupa lugar al estar abierta.

Oscilobatiente. El herraje que poseen permite que la ventana pueda abrirse tanto de manera abatible como basculante.

Ventas de quicio fijo horizontal. Ventanas de última generación. Al girarla en torno a un eje horizontal, la parte inferior se abre hacia el exterior. Esta disposición de la hoja evita la entrada de lluvia, ya que la parte más expuesta de la hoja da hacia el exterior.

Ahora bien, hablábamos al comienzo acerca de las características que definen a los tipos de madera. Su dureza, elasticidad, textura, color, entre otros. Debemos tener en cuenta que las maderas para las ventanas, al igual que las puertas de exterior, requieren de una mayor calidad, debido a que están expuestas al sol y a la lluvia. Aquí algunos de las mejores opciones de madera para ventana que el mercado nos ofrece.

Algarrobo. Esta madera se extrae del árbol de igual nombre. De escasas vetas se caracteriza por su dureza, fortaleza y color que varía desde el castaño claro al oscuro. Son resistentes a la exposición de luz y lluvia. Su durabilidad está ligada al cuidado y mantenimiento que se le brinde. Lijar sus desperfectos, aplicar insecticidas y finalmente barnizarlas.

Pino. El color de esta madera es amarillento fuerte, sus anillos de crecimiento son visibles y marcados. Cuenta con una excelente resistencia, son blandas y livianas. Es un tipo de madera difícil de trabajar, cuando presenta resina se complica su cerrado o fresado. Es perfecta para barnizar o pintar en cualquier color, seca de forma fácil y admite pigmentos. Debido a que su durabilidad frente a hongos, termitas y larvas es medianamente baja, se utiliza en climas estables con pocos cambios de temperatura o temperaturas que no sean extremas.

Lárice. Madera compacta, robusta y con una excelente resistencia mecánica. Es resistente a la humedad, convirtiéndola en una de las mejores maderas para ventanas. Su color es rosa pardo.

Iroko. Recomendada por arquitectos debido al bajo mantenimiento que necesita. Al fabricarlas correctamente se garantiza un total aislamiento de aire, agua y ruidos. Si bien es un tipo de madera rústica, trabajándola se pueden lograr grandes resultados. Su color es marrón-dorado cuando se expone a la luz. Los anillos de crecimiento son visibles con una fibra recta y grano medio grueso. Es repelente a pinturas, barnices y tintes, ya que posee un antioxidante que impide que estos productos se sequen. Su precio es algo más elevado que el de otras maderas como el pino.

Douglas. Es de color amarillo rojizo, compacta y duradera. Tiene una buena resistencia mecánica y es de las maderas más famosas en lo que refiere a la creación de ventanas, cuadros decorativos y carpintería.

Roble. Es un tipo de madera dura, resistente, densa y pesada. Es difícil de pintar y de barnizar. Resiste perfectamente a climas extremos de humedad o sequedad, posee una gran flexibilidad. Es impermeable a inmersiones en agua, por lo que es muy utilizada en el ámbito naval. Presenta un color amarillo-marrón claro, con anchos anillos medulares de crecimiento y un gran basto. Su precio también es algo elevado pero ofrece buenos resultados.

Teniendo en cuenta los tipos de ventanas según su apertura y las diferentes clases de madera que podemos elegir, ya puedes comenzar a pedir presupuestos, seleccionar cual es las más adecuada para ti y disfrutar de la remodelación o construcción de tu espacio. Recuerda trabajar siempre con profesionales y disfrútalo.

Te podría interesar...

Al navegar por esta web aceptas el uso de nuestras cookies