¿Buscas un profesional para Reforma Integral en Valencia?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

Hablan de nosotros

20 minutos logo El economista logo El mundo logo Intereconomía logo T magazine logo

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Reforma Integral en Valencia

Cuando te decides a emprender la reforma integral de tu vivienda es una de las decisiones más importantes que pueden darse en tu hogar, ya que supone una importante inversión de dinero y tiempo. Conseguir el éxito a la hora de emprender dicha reforma nos puede parecer muchas veces casi imposible, es un proceso complejo al cual no estamos habituados y del que es probable que no sepamos por donde comenzar. Pero no tengas miedo, una vez que te informes acerca de las cuestiones fundamentales a tener en cuenta verás que no es tan complicado, lo más importante para que el resultado final sea óptimo así como una buena planificación y paciencia para no tomar decisiones apresuradas.

Podríamos definir en primer lugar los 3 motivos más importantes por los que solemos tomar la decisión de comenzar una reforma integral en nuestro hogar:

Para mejorar nuestro estilo de vida. Como construir una terraza, una piscina, la transformación de un espacio pequeño en uno funcional, la gestión de espacio y mucho más, que sirven básicamente para mejorar nuestro estilo de vida.

Para actualizar el mantenimiento de los sistemas y equipos del hogar. Reformas en la fachada, cambios del sistema de calefacción o aire acondicionado, instalación eléctrica. Estos son algunos ejemplos de reformas destinadas al equipamiento de la casa, es decir, de los exteriores y de las partes mecánicas del hogar.

Para mantenimiento, renovación o rehabilitación. Son reformas que funcionan para conservar la inversión hecha en nuestro hogar como puede ser la reparación de ventanas, del suelo, del techo, de las puertas, entre otros.

Mejorar la estructura y el aspecto del hogar es un proyecto que nos ilusiona, más allá de los inconvenientes como el ruido o la suciedad, la idea de una nueva cocina o un baño, conseguir mayor amplitud en una sala, hacen que valga la pena la decisión de romper azulejos, tirar tabiques o modificar paredes.

Para que la reforma sea considerada como una oportunidad para adaptar tus nuevas necesidades a la vivienda y embellecerla, y no como una decisión que solo nos traiga dolores de cabeza y estrés debemos tener en claro antes de comenzar qué es lo que deseamos hacer, definir el importe que deseamos invertir y si necesitaremos financiación ajena para completar dicho importe. Este dato es clave ya que el proyecto de reforma se adaptará en función de nuestro presupuesto.

Ten en claro qué es lo que deseas reformar y cuándo

Intenta ver tu hogar con otros ojos, sal por la puerta y vuelve a entrar como si fuera la primera vez que entrarás en esa vivienda. Tomate tu tiempo para anotar todo los cambios o errores que veas (distribución, luz, aislamiento, etc). Piensa como usas tu hogar, qué te gustaría que tuviera, ponle prioridades a los cambios que quisieras hacerle. Ten en cuenta el presente y el futuro del hogar. ¿cuáles son las necesidades actuales y cuáles son las futuras? Este análisis te ayudará a prever detalles que quizá influyan en usos diferentes del hogar en un futuro y conseguir así una casa que perdure con el tiempo, sin necesidad de nuevas reformas.

En cuanto al momento de iniciar las obras, los meses de verano son los más recomendados, sobre todo para obras de gran calibre. Según el tipo de reforma podremos enfrentarnos a muchos días de ruido, escombros, polvo y movimiento de personas, por lo que hacer la reforma en un periodo vacacional, al menos en parte, nos permitirá quizá abandonar la vivienda de manera temporal. Esto se aplica también a los vecinos, es probable que las molestias sean menores que en otras épocas del año.

Elige la calidad de los materiales

Antes de comenzar a pedir presupuestos debemos tener en claro qué acabados deseamos: tipos de suelos, griferías, muebles de cocina, electrodomésticos, etc. Si vamos a contratar a un arquitecto o interiorista cualquiera de estos podrá aconsejarnos sobre las diferentes opciones que podremos encontrar.

Busca la mejor empresa para ti

Consulta su trayectoria, su antigüedad, revisa su catálogo de proyectos. La mayoría de las empresas poseen página webs con sus trabajos realizados donde también puedes encontrar las opiniones de otros clientes que han contratado servicio anteriormente.

Si bien una página web bien realizada nos puede dar una idea de la seriedad de la empresa, visitar su espacio físico nos permitirá descubrir la realidad de cada una y nos inspirará una confianza extra. Si puedes visitar también una obra en construcción mucho mejor, de esta manera conocerás cómo trabajan, la calidad de sus materiales y seguridad. Es clave que la empresa posea experiencia en reformas similares.

También es fundamental que el equipo que contratemos sea interdisciplinar. Esto significa que la empresa debe tener un arquitecto, el cual se encargará de los planos, un interiorista, con el que trabajaremos sobre los acabados y decoraciones, y por último, y muy importante, un jefe de obra arquitecto técnico. Este último será nuestro contacto principal durante toda la reforma y coordinará a todas las partes para que solamente tengamos que tratar los temas con él.

Compara presupuestos

Una vez seleccionadas las empresas, es momento de comparar presupuestos para elegir con cuál trabajaremos. Una reforma es de por sí un proceso agotador, es importante que la elección de la empresa no esté condicionada solamente por el precio final, muchas veces lo barato sale caro.

Cuida que los diferentes presupuestos tengan las mismas referencias en cuanto a diseño y calidad para poder realizar una comparativa real. Los presupuestos que no reflejan con absoluta claridad los trabajos ha realizar no son de fiar, si la firma no es clara desde el comienzo lo mejor será no incluirla en nuestra comparativa. Una empresa profesional y confiable detallará por unidad todos los servicios y materiales que requiera la reforma (fontanería, carpintería, electricidad, pintura, etc)¸ también incluirá la fecha estimada de comienzo y finalización de la obra y las condiciones de pago.

Contrato y garantías

Una vez que hayas elegido la empresa para realizar la reforma, es imprescindible elaborar un contrato de obra, siempre bajo un presupuesto, ya que es la mejor manera de evitar posibles discusiones o contradicciones que puedan ir surgiendo. Este contrato deberá garantizarnos la calidad de los trabajos y de los materiales que se utilizarán, los plazos para la finalización de la reforma, los costes y condiciones de pago, estableciendo cláusulas que penalicen las posibles desviaciones, de tal manera que podamos obtener la mayor tranquilidad posible en el desarrollo y ejecución de la misma.

Permisos y licencias

Antes de comenzar con la reforma deberás tener los permisos y licencias necesarios dependiendo del lugar donde vivas. La empresa que elijamos deberá ayudarnos a gestionar estos trámites, ya que muchas veces no sabemos lo que debemos solicitar para comenzar la obra correctamente. Las licencias y trámites en reformas no suelen ser complejos por lo que no debemos tener miedo de las mismas.

Por último te aconsejamos tener un papel activo durante la reforma, estar pendiente de la obra y seguir su desarrollo. Existen ocasiones en que a pesar de haber planificado y estudiado el proyecto, una vez comenzado, no estamos a gusto con algunos aspectos, y es momento de comunicárselo a los profesionales. La casa debe quedar totalmente a nuestro gusto y en el caso de hacer una modificación al respecto de la idea inicial, si bien no será del agrado del arquitecto tú tienes la última palabra. Eso sí, tendrás que asumir las consecuencias económicas y técnicas que estos cambios ocasionen.

Es hora de comenzar la reforma y disfrutar de tu hogar. Te deseamos buena suerte!

Al navegar por esta web aceptas el uso de nuestras cookies