¿Buscas un profesional para Reforma de Cocina en Barcelona?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Reforma de Cocina en Barcelona

La cocina no solo es el espacio donde preparas tus comidas, es el lugar que sirve como área de reunión, como comedor o para hacer otras tareas, por nombrar algunas de las actividades que se realizan lo largo del día en este lugar. No importa cual sea nuestro estilo de vida, gran parte de nuestras labores del hogar se realizan allí.

Has decidido realizar una reforma a este espacio, esto significa un cambio y que esta cocina ha dejado de cumplir con tus necesidades. Debes tener claro qué es lo que deseas modificar, ¿harás una remodelación total? ¿Qué enfoque le darás? ¿La utilizarás para reuniones con amigos? ¿Para deberes con tus hijos? Una remodelación total supondrá un coste elevado, por eso tener en claro qué es lo que queremos hacer con nuestro espacio es el primer punto fundamental para comenzar.

Veamos a continuación algunos consejos que ayudarán a que tu reforma sea un éxito.

Analiza el espacio del que dispones. Es importante contar con un plano de planta o un croquis, aunque recomendamos tener las medidas exactas para evitar errores de cálculo. Puede que la reforma implique tirar paredes, mover puertas y ventanas, o modificar las instalaciones de electricidad o gas, por eso te recomendamos que trabajes junto con un arquitecto profesional, para guiarte en los decisiones de diseño y funcionalidad.

Planificando la distribución podremos aprovechar al máximo el espacio y organizarlo para que las actividades que se desarrollen allí sean cómodas. La cocina puede ser en forma de U, de L, o tener una isla. El arquitecto podrá asesorarte para elegir la mejor opción compositiva que cubra tus necesidades.

Elige bien los materiales. Un proyecto y diseño previo nos ayudarán a elegir correctamente los materiales que utilizaremos. Son muchos los detalles a tener en cuenta: los azulejos, la pintura, la iluminación, los muebles de cocina, electrodomésticos, puertas y ventanas, entre otros. Compara los pros y contras de cada variedad de material, recuerda que la cocina es un lugar en constante uso, por eso debes elegir materiales que sean resistentes y de fácil limpieza.

Para poder elegir qué tipo de materiales usar y saber cómo combinarlos para crear una cocina estéticamente bella además de funcional, debes tener claro qué aspecto deseas darle. Puedes elegir hoy en día entre miles de estilos diferentes, más modernos, más tradicionales, más llamativos, cocinas donde predominan los colores más claros o los más oscuros, muebles de madera, lacados o polilaminados. Todo esto dependerá de tu gusto, eso sí, recuerda que la cocina está dentro de tu hogar, el cual también posee una estética en particular, por lo que la el aspecto de la cocina no debería contrastar con el resto de la casa, a menos que así lo desees.

Escoge una correcta iluminación. Muchas veces este punto no es tomado con la importancia que se merece, y es un grave error. La cocina es un lugar que debe estar bien iluminada ya que se utilizan utensilios afilados y peligrosos. La falta de iluminación puede generar un ambiente sombrío e incómodo, además de impedirnos ver si estamos cocinando como es correcto. Puedes colocar leds en los muebles altos para una mejor iluminación puntual y además evitar las sombras producidas por las luces del techo. Colocando luces más suaves para una iluminación general y luces más fuertes para la iluminación puntual, lograrás en la cocina un toque cálido que complementará la cocina. Si tienes un ventanal aprovéchalo, deja entrar la luz, realzará el estilo de tu cocina.

Evita la obstrucción del triángulo de trabajo. Es el espacio formado por la zona de cocción, la zona de almacenamiento, y la zona de preparación y limpieza. Es el espacio de mayor actividad, y al que más cuidado debemos darle a la hora de planificar el diseño. Es importante tener un fácil acceso a estos tres espacios y que no estén muy distanciados entre sí. Si para llegar a cada una de estas zonas debemos sortear muchos obstáculos, seguramente el diseño no es el correcto. Recuerda que más allá del estilo y las diferentes utilidades que podemos darle a nuestra cocina, hay un uso principal en la estancia y es el de cocinar. Si el triángulo es demasiado pequeño podemos molestarnos unos con otros y si el espacio es demasiado grande cocinar puede convertirse en una agotadora actividad.

No olvides una buena ventilación. Una correcta campana extractora y una buena ventilación natural evitarán el aire viciado y los olores de las comidas anteriores, así como también el vapor de agua y grasa que circula, que no solo ensucia y deja marcas en las paredes sino que también puede estropear aparatos y muebles.

Armonía en los colores. Elígelos a tu gusto, pero sin descuidar la armonía entre ellos. Ten en cuenta el suelo, las paredes, los muebles, los electrodomésticos y encimeras, así lograrás un resultado equilibrado. Es posible que los colores atrevidos o sin ninguna armonía cromática, pasen de moda rápidamente o se terminen convirtiendo en una molestia de todos los días, al mismo tiempo que los colores apagados y sin contraste, den a la cocina una sensación insignificante.

Trabaja con profesionales. Ponerse en manos de técnicos, arquitectos o diseñadores profesionales, si uno no tiene habilidades, conocimientos y herramientas, es una decisión inteligente para evitar problemas, estrés y gastos adicionales. Trabajar con profesionales no es un gasto sino un ahorro, una inversión para el futuro de nuestra cocina, revalorizando el valor de la casa.

No dejes de aprovechar todo el espacio con el que cuentas. Ten paciencia y planifica paso a paso el proyecto. Revisa todas las opciones de distribución que puedas hacer, compara la calidad de los materiales, muchas veces lo barato sale caro. Si tu cocina es pequeña, una mala reforma supondrá un agobio a la hora de cocinar. Asegúrate de que las puertas se abran bien. Prioriza los accesos fáciles a cubiertos y utensilios, si los organizas en torno a los aparatos más grandes mejorarás la funcionalidad de la cocina. Por ejemplo, es recomendable que los cubiertos y platos estén cerca del lavavajillas, esto facilitará mucho tus movimientos.

Recuerda, tú debes ser la persona a la que más le agrade la reforma, confía en tus gustos, escucha a los profesionales que has contratado y presta atención que ellos te escuchen también. Terminada la reforma, ¡disfruta tu nueva cocina!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí