¿Buscas un profesional para Puertas Metálicas?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Puertas Metálicas

Las puertas metálicas brindan una apariencia exclusiva y autentica a tu hogar. Las nuevas tendencias en diseño nos muestran nuevos modelos que rivalizan en acabado con las puertas de madera. Por su parte, son muy óptimas ya que son resistentes a fuertes impactos, al fuego y a maltratos de cualquier tipo. Si bien estas puertas, mayormente son utilizadas para exteriores o como puertas de seguridad, en la actualidad, utilizar puertas metálicas en cualquier parte de la casa puede ser una gran idea, creando un nuevo estilo y potenciando la belleza del hogar.

Lo primero que debemos saber es qué tipo de modelo queremos para la vivienda de nuestro hogar según su apertura.

Puertas metálicas abatibles. Fabricadas con bisagras que nos permiten abrir la puerta hacia ambos lados, exterior o interior.

Puertas metálicas corredizas. Perfectas para exterior, con un sistema de raíles, permitiendo el deslizamiento de la puerta sobre su guía.

Puertas metálicas giratorias. Este modelo es poco frecuente en las viviendas, pero es muy utilizado en locales, aprovechando su doble funcionalidad.

Puerta metálica automática. Gracias a una motorización o automatismo puedes ordenarle la función de apertura o cierre con tan solo un mando de distancia sin salir de casa.

Puedes encontrar puertas convencionales que son ligeras y otras de más peso como las blindadas y las acorazadas, que rondan los 80 kg. Existen un sinfín de modelos para elegir, diseños que van desde los más convencionales y tradicionales, hasta los más vanguardistas y originales.

Los materiales comúnmente utilizados para las puertas metálicas son el aluminio, el hierro y el acero. Cada material varía en calidad y precio, y dentro de nuestras preferencias debemos saber qué es lo mejor y más conveniente para nuestro hogar.

El aluminio es un compuesto de metales diseñados para multitud de usos, desde cableados hasta envoltorios de alimentos. Son muy óptimas dada su resistencia a la corrosión y a los factores externos, sirviendo así para aquellas personas que no dispongan de mucho tiempo para su mantenimiento. Es un material liviano y ofrece cualidades de aislamiento térmico no dejando entrar o salir el calor.

Por su parte, el hierro forjado, es una opción clásica para darle un estilo tradicional o colonial a nuestro hogar. Era una opción popular en el siglo XVI y no ha pasado de moda. Nada más fuerte que el hierro para una puerta. Su sola presencia denota aplomo y fortaleza. El hierro, como todo material, se expone a cambios de temperatura, humedad y polvillo por lo que necesita de ciertos cuidados para evitar que se oxide o se levanten sus acabados de pintura (el hierro siempre debe ir pintado).

El acero, es considerado un material de lujo en cuanto a construcción y apertura. Este material es resistente a todo tipo de clima, manteniéndose en perfectas condiciones pasados los años. De todos modos, es fundamental, que las puertas de exteriores reciban un adecuado tratamiento anti humedad, ya que este material, al igual que el hierro, se oxida con el agua.

Una ventaja muy apreciada en las puertas metálicas es su seguridad. Aunque usted necesitará de una cerradura de muy buena calidad para evitar robos o ingresos inesperados. Existen puertas que están fabricadas especialmente para este fin. Las puertas de seguridad están hechas generalmente de hierro forjado para hacerlas más difíciles de romper. Los segmentos de hierro o barras pueden ser conformados y posicionados dentro del marco para crear diferentes diseños decorativos. Una de sus características es la de poseer una cerradura de seguridad, normalmente conformada por un cilindro que no permite ninguna extracción, y que resiste un peso hasta 500kg, lo cual varía según el modelo de puerta elegido. También poseen un sistema de bloqueo, que según se acciona la llave, la puerta es bloqueada inmediatamente. Unas barras de acero se accionarán al mismo tiempo en diferentes direcciones.

Para el mantenimiento de las puertas metálicas existe un elemento a tener en cuenta y es la corrosión. Son dos los factores que aumentan especialmente las probabilidades de aparición de óxido. El primero, es la adherencia de carbono a las superficies de la puerta. Dichos depósitos de carbono provienen de la contaminación del aire. El segundo, son los depósitos de sal, que también quedan en las superficies y que se da en zonas cercanas al mar.

La mejor manera de evitar estos desperdicios es dedicar nuestro tiempo al mantenimiento. No hay porqué dedicar todos los días a la limpieza de este tipo de puertas, pero si a largo plazo quieres garantizar su durabilidad, aconsejamos no dejar mucho tiempo sin limpiar estas estructuras.

Lo primero que habría que hacer es limpiar el polvo, la grasa y otros restos acumulados para evitar, no solo el impedimento en los engranajes, sino la posibilidad de que se acumulen restos orgánicos que posteriormente podrían generar hongos, etc. Recomendamos utilizar cualquier limpiador jabonoso neutro con un paño o esponja para no rayar la superficie.

Lo siguiente es aclarar los restos de jabón. Debemos asegurarnos de no dejar vestigios o acumulaciones de jabón del paso anterior. Quitarlo con agua, pero no con agua a presión ya que podría dañar la pintura del material. Seguidamente, secarlo con un paño.

Por último, para asegurar un buen acabado, una vez limpiada la puerta, se podrá proceder a aplicar un encerado, de la misma forma que se hace con los vehículos. En el caso de puertas cuya superficie ya está deteriorada se deberá sanar la zona y volver a pintarla. Dependiendo del tipo de puerta y color que tenga, se necesitará un tipo de pintura distinto.

Recuerda que la selección de tu puerta debe ser determinante de acuerdo al estilo total de tu casa, para así obtener un resultado gratificante. Ten claro qué estética quieres para tu casa y qué tipo de puertas necesitas, tomate tú tiempo y consulta con profesionales, compara presupuestos. Una buena decisión hará que disfrutes de tu hogar y de puertas espléndidas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí