¿Buscas un profesional para Puertas Metálicas en Madrid?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Puertas Metálicas en Madrid

Las puertas son estructuras que sirven para facilitar la entrada o salida de un recinto, permitiendo el control de acceso. El metal, después de la madera, es el material más empleado para la fabricación de puertas. Hace algunos años los modelos de puertas metálicas se reservaban para su instalación en el exterior, y para el interior se utilizaban puertas de madera. Esta tendencia en los últimos tiempos ha mostrado un cambio, y esto es debido a las ventajas que proporcionan las puertas de este material: la simplicidad en la construcción, la firmeza, la seguridad, su mayor resistencia, su fácil mantenimiento, además de aportar un estilo moderno a los espacios donde se colocan. Utilizar puertas metálicas dentro del hogar puede ser una gran idea, creando un nuevo estilo, moderno, potenciando la belleza de la vivienda.

Existen diferentes tipos de puertas de metal pudiendo clasificarlas según el tipo de material utilizado, aluminio, hierro o acero y según el tipo de apertura, abatibles, correderas, y colgantes. Veamos a continuación las características de cada puerta y de cada material.

Puertas de aluminio. Este material es un compuesto de metales diseñado para multitud de usos, desde cableados hasta envoltorios de alimentos.

La durabilidad del aluminio junto con acabados como el lacado o el anodizado, permite que las puertas no se vean afectadas a los cambios climáticos como la lluvia, viento o nieve. También cuentan con la ventaja de no sufrir procesos de dilatación, contracción o deformación cuando afrontan cambios drásticos de temperatura en el ambiente, manteniendo de esta manera su funcionalidad a lo largo de su vida útil.

El aluminio es un material liviano que ofrece cualidades de aislamiento térmico, manteniendo la temperatura del hogar. Actualmente el mercado ofrece acabados muy atractivos, con infinidad de colores y texturas, de gran calidad. Son una de las opciones más populares a la hora de elegir puertas de metal.

Puertas de hierro. Nada más fuerte que el hierro para una puerta, su sola presencia denota aplomo y fortaleza. Es una opción clásica para darle un estilo tradicional o colonial a nuestro hogar. Fue muy utilizada en el siglo XVI y no ha pasado de moda.

Sus principales características son su durabilidad y fácil mantenimiento, ya que estas puertas resisten muy bien a la abrasión de los agentes atmosféricos en el caso de estar situadas en el exterior. En el caso de las puertas de interior, básicamente nos referimos a una cuestión estética, ya que por lo general, tener este tipo puertas tan resistentes dentro del hogar no es necesario, a menos que estemos buscando seguridad en algún sector de la casa. La principal desventaja de las puertas de hierro es su manipulación, a diferencia de otras puertas, estas son muy pesadas, por lo que debemos prestarle atención a su diseño, tamaño y sistema de apertura.

Puertas de acero. El acero es un material muy resistente, es considerado un material de lujo en cuanto a construcción y apertura. Muchas son las ventajas al elegir este tipo de puertas, son capaces de soportar cualquier tipo de clima y diferentes niveles de temperatura sin sufrir daños, presentan una alta resistencia a la corrosión, garantizan mayor protección frente a la humedad y los cambios climáticos, permiten un gran aislamiento acústico y térmico, y no necesitan mantenimiento constante, solamente requieren de una limpieza sencilla.

Según el tipo de apertura podremos encontrar en el mercado diferentes tipos de puertas. La elección de un sistema u otro dependerá del uso que pienses darle y del espacio disponible con el que cuentes. Veamos algunas.

Puertas metálicas abatibles. Es el tipo de puerta más común que podremos encontrar. Están fabricadas con bisagras que nos permiten abrir la puerta hacia ambos lados. En los modelos tradicionales este sistema de apertura posee un ángulo de 90 grados y requieren un espacio libre de aproximadamente 70 cm.

Puertas correderas. Estas puertas quedan ocultas dentro de una pared, es decir, al abrirse quedan escondidas entre la pared y un doble tabique, por lo que son ideales para ganar unos centímetros ya que no ocupan espacio al abrirse. Como desventaja cabe mencionar que este tipo de puertas no aíslan la temperatura ni el ruido. Son muy utilizadas en viviendas de aspecto moderno y como mencionábamos, en ambientes donde necesitemos ganar espacio.

Puerta colgante. Son paneles que se deslizan por una guía externa, es un sistema sencillo y económico, cuando se trata de separar ambientes ya que no necesitan pre marco.

Una de las ventajas más importantes de las puertas metálicas, como mencionábamos anteriormente, es su seguridad. Igualmente para evitar robos e ingresos es recomendable colocar una cerradura de muy buena calidad. También podemos optar por las llamadas "puertas de seguridad", que están hechas comúnmente de hierro forjado, haciéndolas más difíciles de romper. Poseen una cerradura de seguridad, conformada por un cilindro que impide su extracción a través de ganzúas o taladros. Poseen también un bloqueo por los cuatro costados que se acciona al cerrar la puerta con llave. Existen en el mercado variedades de este tipo de puertas, para poder amoldarse a casi cualquier estilo de hogar.

Por último debemos tener en cuenta que el motivo de deterioro que pueden llegar a tener estas puertas es la corrosión. Son dos los factores que aumentan las probabilidades de aparición del óxido: los depósitos carbónicos provenientes de la contaminación del aire, que quedan adheridos en la superficie de la puerta, y los depósitos de sal, que también quedan adheridos, este último es muy común en zonas cercanas al mar.

Si bien no es necesario limpiar la puerta todos los días, te recomendamos no dejar mucho tiempo sin limpiarlas para garantizar su durabilidad. Puedes limpiar la grasa, el polvo y los restos acumulados, con un limpiador jabonoso y un paño o esponja, luego con agua quitar los restos del limpiador y secarlo con un paño. Para finalizar puedes darle brillo a la superficie, encerándola, como si fuera un automóvil.

Recuerda siempre que la selección del tipo de puerta debe concordar con el estilo de la casa. De esta manera tendrás un hogar espléndido. ¡Buena suerte!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí