¿Buscas un profesional para Puertas Metálicas de Exterior?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Puertas Metálicas de Exterior

A la hora de elegir una puerta de exterior no solo debemos fijarnos en los aspectos estéticos. Las puertas son uno de los elementos más indispensables de la vivienda. Además de su función principal que es la de separar ambientes, también deben aportar seguridad, protección, aislar las temperaturas y los sonidos.

La elección de una puerta para exterior metálica es una acertada decisión. Como primera ventaja podemos destacar la seguridad que nos ofrecen. Las puertas fabricadas con metal de alta calidad no pueden ser averiadas fácilmente. También su durabilidad se destaca sobre los demás materiales, siempre y cuando el metal haya sido tratado para cuidarlo de la humedad y la corrosión. Por último y no menos importante, su capacidad de aislación térmica, fundamental en invierno. Por lo general se eligen puertas cuyos exteriores o caras sean metálicas y por dentro estén recubiertas de poliuretano para su aislamiento, separando las temperaturas del interior y el exterior, evitando que el calor interno salga y que el frío externo entre.

Los materiales comúnmente utilizados para las puertas metálicas son el hierro, el acero y el aluminio. Cada material varía en calidad y precio, y dentro de nuestras preferencias debemos saber cuál es el más conveniente para nuestro hogar.

La presencia del hierro en las puertas principales se ha vuelto una tradición en los diseños clásicos de estilo tradicional o colonial. Podremos encontrar puertas construidas con hojas de hierro, o puertas construidas con hierro forjado. Esta última es una alternativa un poco más económica, que brinda también resistencia y seguridad a la puerta de entrada. Para ambos casos es muy importante su mantenimiento, ya que a pesar de ser un material muy resistente, puede oxidarse si está constantemente expuesto a la humedad.

El acero es considerado un material de lujo en cuanto a construcción y apertura. Como ventajas podemos mencionar que posee buena resistencia a la intemperie en todo tipo de climas y diferentes tipos de temperatura sin sufrir daños, es fácil de mantener y limpiar, ofrece una excelente durabilidad y un confort térmico y acústico único.

Por otro lado las puertas de aluminio son altamente resistentes al agua, óxido, humedad, corrosión y viento. Son una de las opciones más populares en el momento de elegir puertas de metal. Requieren poco mantenimiento, por lo que son ideales para personas que no disponen de mucho tiempo para su cuidado. Ofrece cualidades de aislamiento térmico y es un material liviano y flexible, lo que hace rápida su fabricación. Actualmente podemos encontrar en el mercado acabados muy atractivos, con infinidad de colores y texturas, de gran calidad.

Encontraremos en el mercado infinidad de modelos que se adaptarán a cualquier estilo, para la elección todo dependerá del gusto y necesidad de cada uno. Las herrerías también son una opción considerable a la hora de buscar precios y modelos, ya que realizan unos trabajos finos y únicos en las puertas que aumentarán considerablemente la belleza de nuestro hogar.

Una ventaja muy apreciada en las puertas metálicas, como comentábamos al comienzo, es su seguridad y existen puertas que son fabricadas especialmente para este fin. Hechas generalmente de hierro forjado para hacerlas más difíciles de romper. Una de sus características es la de poseer una cerradura de seguridad, comúnmente constituido por un cilindro que prohíbe su extracción a través de ganzúas o taladros, soportando un peso de hasta 500kg. Poseen a su vez un bloqueo por los cuatro costados, para que, una vez accionada la llave, la puerta quede bloqueada por cuatro lados. Esto significa que las barras de acero previamente colocadas en el interior de la puerta, se mueven simultáneamente, una hacia el marco del techo, otra hacia abajo, una hacia el lado de las bisagras y otra hacia el lado de las cerraduras.

Con respecto al mantenimiento de las puertas metálicas, si bien mencionábamos que son de fácil cuidado, se debe prestar puntual atención a un factor fundamental que puede deteriorar nuestra puerta y es la corrosión. Son dos los factores que aumentan especialmente las probabilidades de aparición de óxido. El primero, es la adhesión del carbono, proveniente de la contaminación del aire, a las superficies de la puerta. El segundo, son los depósitos de sal, que también quedan en las superficies y que se da en zonas cercanas al mar.

La mejor manera de evitar que estos desperdicios afecten el material es dedicarle tiempo al mantenimiento. Esto no significa que todos los días debamos limpiar nuestras puertas, pero si deseamos cuidar su durabilidad, es aconsejable no dejar mucho tiempo sin limpiar las estructuras.

¿Cómo realizar el mantenimiento de estas puertas?

Es muy sencillo y podríamos dividirlos en 4 pasos.

Primero debemos limpiar el polvo, la grasa y cualquier otro resto acumulado usando cualquier limpiador de jabón neutro y un paño o esponja para evitar que se raye la puerta. Quitando estos agentes evitaremos el impedimento en los engranajes y la posibilidad de acumulación de restos orgánicos que pueden generar hongos.

Siguiente, debemos quitar los restos de jabón con agua. Es muy importante aquí no utilizar agua a presión ya que podría dañar la pintura. Debemos prestar atención en no dejar vestigios o acumulaciones de jabón, que suelen quedar en imperfecciones de la puerta o grietas.

Tercero, secar con un paño y por último, para darle brillo, encerar la puerta, al igual que se hace con un vehículo.

Como ves, el mantenimiento que requieren estas puertas no es complicado, y de dicho mantenimiento dependerá la durabilidad de la puerta, por eso es importante prestarle atención y dedicarle el tiempo necesario.

A la hora de elegir la puerta metálica no olvides tener en cuenta la estética y estilo de tu hogar, para poder realizar una combinación que sea única y bella. Tómate tu tiempo, consulta con profesionales, escucha sus sugerencias y hazles saber sobre tus gustos y necesidades, compara presupuestos y elige el más adecuado para ti.

Una vez decidido cual es la ideal para tu proyecto, es cuestión de instalarla mediante un profesional y disfrutar de tu nueva puerta. Cuídala y disfruta de tu hogar.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí