¿Buscas un profesional para Puertas Correderas Metálicas?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Puertas Correderas Metálicas

Las puertas metálicas ofrecen al hogar una apariencia única, auténtica y exclusiva. Años atrás estos modelos de puertas se utilizaban únicamente para el exterior, dejando para el interior el uso de la madera u otros materiales. No obstante esta modalidad en los últimos años ha ido cambiando, y esto se debe en gran parte a las ventajas que ofrece este material, como la simplicidad en la construcción, su firmeza, seguridad, resistencia y fácil mantenimiento, además de ofrecer un estilo moderno y único al espacio en donde es colocada.

¿Qué es una puerta corredera?

Una puerta corredera, también denominada puerta corrediza, es un tipo de puerta en la cual su apertura es mediante un deslizamiento de forma horizontal, paralelo al lugar en el que se encuentra. Su estructura está conformada por un sistema de raíles, que permiten el desplazamiento sobre su guía.

La principal ventaja de este tipo de puertas es la de ahorrar espacio. Son ideales para apartamentos pequeños o habitaciones poco extensas, que necesitan sumar todos los centímetros posibles. Además estas puertas son mucho más discretas, ya que, sobre todo si son empotradas, desaparecen cuando están abiertas.

También poseen la capacidad de unir espacios. Con esto nos referimos que al dejarlas abiertas, crean una sensación de continuidad entre ambientes, dejando que la luminosidad fluya entre una y otra habitación. Así mismo, si deseamos intimidad pueden cerrarse aislando totalmente la sala.

Las puertas correderas ofrecen dos diferentes sistemas de sujeción:

Guía exterior: la puerta se desliza a través de una guía colocada en la parte superior y exterior del tabique. Su instalación no necesita de obras por lo que es una solución rápida y económica, muchas veces se coloca la misma puerta que se utilizaba adaptándola para este sistema. La desventaja que presenta es la de dejar inutilizado el espacio que ocupará la puerta cuando esté abierta.

Corredera empotrada: en este sistema la puerta queda oculta entre dos tabiques una vez abierta, lo que nos permite aprovechar más el espacio. Su principal desventaja es que, en caso de estropearse, habrá que derribar el tabique para acceder a su reparación.

Dentro de las puertas corredizas encontraremos diferentes estéticas:

Una sola puerta: que quedará oculta entre el hueco existente entre los dos tabiques, o se apoyará sobre la pared a través de la guía.

De doble puerta: dos puertas correderas que se esconden una a cada lado del hueco de paso entre dos tabiques o sobre cada uno de ellos si es con guía exterior. Este sistema es muy popular en las ocasiones en que si bien se deben separar dos ambientes, es conveniente que permanezcan unidos, como el salón del comedor, o la cocina de la office.

Puertas paralelas: las dos puertas se alojan en el mismo hueco del tabique. Ideal, al igual que el sistema anterior, para obtener en función de nuestras necesidades, uno o dos ambientes.

Los materiales utilizados para las puertas metálicas son el aluminio, el hierro, y el acero. Cada material varía en calidad y precio, y dentro de nuestras preferencias debemos saber qué es lo más conveniente para nosotros.

Como comentábamos al comienzo, las puertas metálicas que se utilizaban comúnmente para el exterior, ahora también son apreciadas en los interiores del hogar. Citando nuevamente, las puertas correderas funcionan mediante un sistema de rieles, por lo que el peso debe ser un factor fundamental a la hora de decidirnos qué material usar. Es recomendable para este tipo de puertas utilizadas en el interior del hogar, el aluminio debido a su peso es un material liviano que posee además cualidades de aislamiento térmico no dejando entrar o salir el calor. Podríamos utilizar el acero o el hierro para estas puertas, eso dependerá del gusto de cada individuo, pero debemos tener en cuenta, en caso de decidirnos por estos materiales, reforzar los rieles y la estructura para que ésta soporte el peso de la puerta, y no tengamos inconvenientes al poco tiempo de haberla instalado.

Ahora, cuando nos referimos el exterior de la casa, podremos encontrar este sistema en las entradas de garaje. Aquí la utilización del metal como material es mucho más popular debido a su resistencia y seguridad. Podremos encontrar portones corredizos de acero, aluminio o hierro. Existen diferentes tipos de portones para garaje y todos poseen sus ventajas y desventajas. Los portones corredizos son especialmente recomendables en garajes que poseen el espacio lateral suficiente para la puerta que se deslice y la guía que necesita estar instalada en una superficie horizontal lo suficientemente larga para que las puertas corran de izquierda a derecha.

Portones corredizos para varios autos: cuando el garaje está pensado para albergar dos o más automóviles, el portón corredizo nos permitirá aprovechar al máximo el espacio, abriendo la puerta del lado del que queramos salir, mientras el otro permanece cerrado. Estos portones corredizos que utilizan dos puertas se los llama portones corredizos dobles, ya que pueden abrirse de un lado o del otro.

Portones corredizos automáticos o eléctricos: el sistema de rieles utilizado es el mismo, pero gracias a una motorización o automatismo puedes ordenarle la función de apertura o cierre a través de un mando sin salir de tu automóvil o de tu hogar. Estos sistemas ofrecen mucha más seguridad que los de apertura manual.

Por último, para el mantenimiento y cuidado de las puertas de metal, debes prestarle mucha atención al factor de corrosión, sobre todo si la puerta o portón tiene contacto con el exterior. La aparición de óxido en el metal puede ser producida por los depósitos carbónicos provenientes de la contaminación del aire, que quedan adheridos al metal, o a los depósitos de sal, comunes en las zonas cercanas al mar.

Si bien no es necesario la limpieza diaria, para garantizar su durabilidad, no debemos dejar pasar mucho tiempo sin realizar su mantenimiento, que dicho sea de paso, es muy sencillo. Mediante un limpiador jabonoso y un paño o esponja, se limpia la grasa, el polvo y los restos acumulados. Luego debemos quitar los restos del limpiador con agua, y secar con un paño. Para finalizar si deseamos darle brillo a la superficie, puedes encerarla al igual que se encera un automóvil.

¡Disfruta de tu nueva puerta y de tu hogar!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí