¿Buscas un profesional para Mantenimiento de Piscinas en Madrid?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Mantenimiento de Piscinas en Madrid

Las piscinas transforman nuestra casa en el lugar ideal donde pasar los momentos de verano, además de verse muy bien en nuestra vivienda y darle una categoría más elevada. Ten en cuenta que una piscina con agua limpia y cristalina se luce mucho más que una con el agua turbia, con suciedad en el fondo o polvo suspendido.

Es necesario que el agua se mantenga por medio de un tratamiento químico, a fin de evitar la propagación de hongos, bacterias y suciedad que terminan decantando en la profundidad o flotando. Existen servicios especializados que puedes contratar para mantener el agua, o puedes hacerlo tú mismo con los adecuados productos químicos y herramientas para conservar en perfecto estado el agua de tu piscina.

Es importante saber que durante el invierno también deberemos realizar el mantenimiento y cuidado del agua, sin tanta frecuencia como en verano, ya que en las épocas de calor es cuando más se utiliza y por ende más se contamina.

Veamos a continuación las herramientas y productos que necesitaremos para el cuidado y mantenimiento de nuestra piscina.

pH del agua: la calidad del agua se mide mediante pruebas de pH. Estas pruebas indican la acidez o alcalinidad de un líquido como el agua. Las mediciones se llevan a cabo por medio de una escala que va del 0 al 14. El 7.0 se ubica en el medio y es el punto más neutro. Se considera agua con acidez cuando los valores son menores a 7.0, la corrosión aumentará y habrá irritación de ojos y piel. Por encima de 7.0 podremos decir que es agua con altos niveles alcalinos, también puede producir irritación en los ojos y la piel, los productos no funcionarán correctamente y el agua se pondrá turbia.

El valor ideal del pH en el agua es entre 7.2 y 7.8. Existen tiras que se utilizan para medir los niveles de pH, cambiando de color para informarnos los niveles y así poder encontrar el valor ideal para el agua de nuestra piscina.

Desinfección del agua: se realiza antes de proceder al mantenimiento químico. Existen diferentes formas de aplicación de los desinfectantes, en pastillas o líquidos, en algunas ocasiones acompañado de tratamientos complementarios. Esto te permite acomodar la rutina de limpieza a tus tiempo disponibles y a las necesidades precisas de desinfección de tu piscina.

Lo recomendable es mantener el nivel residual del cloro en el agua entre 0.5-1.0 ppm (partículas por millón) para desinfectar y además que mantenga su poder desinfectante. Sin cloro, el agua se convierte en un medio de vida ideal para microorganismos.

Para medir correctamente los niveles en el agua de tu piscina no necesitas ser un experto, en tiendas específicas puedes conseguir kits de mantenimiento. Estos son recipientes donde colocamos una determinada cantidad de agua de la piscina y mediante colores se te indicará los distintos niveles.

Existen diferentes métodos químicos para desinfectar el agua; el peróxido de hidrógeno, muy eficaz y muy usado, posee una gran eficacia al desinfectar y es más ecológico que el cloro; hipoclorito de sodio, al igual que el peróxido de hidrógeno es conocido por su poder desinfectante; dióxido de cloro, es una combinación de cloro con otras sustancias químicas; el bromo es una alternativa del cloro en la prevención de crecimiento de algas y bacterias comunes; y por último el cloro, el método más fácil, económico y eficaz, es un agente químico que actúa por oxidación, convirtiendo a las moléculas orgánicas en compuestos simples que se evaporarán en forma de gas inofensivo. Este proceso consigue que los residuos como piel, pelo, algas y suciedad orgánica pasen a convertirse en gas.

Luego de desinfectar el agua, tu tarea es mantenerla limpia y cristalina. Para ello tienes dos productos que te ayudarán, el alguicida y el floculante. El primero combate la formación de algas, y en el caso de que ya se hayan generado las desprende de las paredes depositándolas en el suelo para luego poder limpiarlas con el limpiafondo. Las algas son elementos donde las bacterias y los hongos pueden cultivarse. Inclusive el calor y la radiación solar en épocas de verano ayudan a su aparición. Por otro lado está el floculante, que convierte a las partículas pequeñas que se hallan suspendidas en el agua en partículas más grandes, para así poder ser retenidas por el filtro de la piscina, eliminando los iones metálicos oxidados y clarificando el agua.

El uso de estos productos debe realizarse preferentemente a última hora del día, cuando ya nadie utilizará la piscina. Dado que son agentes químicos no puede estar nadie en el interior de dicha piscina y tampoco por unas horas después de colocados.

En el mantenimiento también se encuentra la limpieza por medio del filtrado, para ello necesitamos las herramientas de limpieza en las que se encuentran el recogehojas con bolsa o plano y el limpiafondos (manual o automático). Ten en cuenta siempre mantener la bolsa del skimmer limpia para garantizar la circulación del agua y retirar las hojas u otro tipo de suciedad que flota en la piscina mediante el uso del recogehojas.

Dentro del filtrado, el agua se mantiene limpia gracias al trabajo de la depuradora. Las horas de depuración dependerán del uso y de las características de tu piscina (número de personas que la utilizaron, cercanía a la vegetación, etc), su trabajo se calcula en un período de 6 horas promedio, igualmente cuanto más tiempo depure más cristalina y limpia estará el agua.

Al finalizar la temporada de verano el trabajo no descansa, si es posible deberás cubrir la superficie con una lona, limpiar y proteger la bomba de agua, lavar filtros y aplicar el producto invernador de piscinas.

Como mencionamos al principio una piscina es entretenida, divertida y relajante. Pero también requiere de cuidados fundamentales para poder disfrutarla al máximo de manera saludable.

Goza de tu hogar y de una piscina en óptimas condiciones. Buena suerte!

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí