¿Buscas un profesional para Instalación de Sistemas de Calefacción?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

Hablan de nosotros

20 minutos logo El economista logo El mundo logo Intereconomía logo T magazine logo

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Instalación de Sistemas de Calefacción

La calefacción es imprescindible para combatir las bajas temperaturas. Durante los meses de frío mantener la casa cálida es un desafío, por lo que es importante pensar en un buen sistema de calefacción que a la vez sea económico.

Responder a cuál es el mejor sistema de calefacción no tiene una única respuesta, no todas las viviendas necesitan del mismo. La elección de uno u otro dependerá de varios factores como la ubicación de la vivienda, la climatología, el nivel de aislamiento que posea el lugar a climatizar, el tamaño y distribución de la casa, el número y edad de los habitantes, entre otros. Otro factor muy importante para la elección del sistema adecuado es saber el tipo de energía con el que contamos, si contamos con la acometida eléctrica, si disponemos o no de la red de suministro de gas natural o utilizaremos tanques o bombas de gas, propano o gasoil.

Podemos dividir a los tipos de calefacción según su fuente de energía (biomasa, eléctrica, gas, solar, geotérmica) o según el tipo de aparato o sistema por el cual se propaga el calor (suelo radiante, bomba de aire, electricidad por acumuladores, entre otros).

Veamos a continuación las características de los sistemas de calefacción que podemos encontrar en el mercado con sus ventajas y desventajas.

CALEFACCIÓN A GAS: es una de las fuentes de energía más empleadas, es una energía limpia, eficaz y respetuosa con el medioambiente ya que no contamina. El gas puede ser: gas natural, gasóleo C o gas propano.

El gas natural es ideal ya que no debemos preocuparnos por su almacenamiento ni distribución, es una energía limpia y tiene un coste medio. El inconveniente de este gas es que los suministros son escasos una vez que nos alejamos del casco urbano, no suele llegar lejos de la ciudad. El gasóleo C, por otro lado, es ideal para calentar espacios grandes, pero es más peligroso ya que debemos tener los tanques dentro de la casa, es una energía contaminante y sucia. Por último tenemos al gas propano, que es más potente que el gas natural, se puede almacenar en el exterior de la casa, en recipientes pequeños o depósitos.

Para el uso de cualquiera de estos tres combustibles se requiere de un radiador, que permitirá un calor homogéneo en toda la casa.

CALEFACCIÓN ELÉCTRICA POR CONVECTORES: entre las ventajas de la electricidad frente a otros sistemas de calefacción podemos destacar que es una energía limpia, la cual no produce olores, ni gases, ni residuos al no haber combustión. Este sistema funciona gracias a una resistencia que aumenta la temperatura del aire que transita por los convectores. No requiere de grandes obras para instalar los paneles, aunque el coste de este tipo de calefacción suele ser caro y depende además de la fluctuación en el precio del kw/h.

CALEFACCIÓN ELÉCTRICA POR ACUMULACIÓN: es una de los sistemas de calefacción más habituales, su instalación es sencilla y mucho más barata que un sistema de calefacción a gas. La electricidad es convertida en calor mediante resistencias eléctricas que se encuentran dentro del calefactor, a través de las cuales pasa la corriente. No necesita un mantenimiento continuo salvo la limpieza periódica del filtro de aire. Si bien la instalación es más económica que un sistema de calefacción a gas, la tarifa eléctrica, al igual que la calefacción por convectores, resultará más costosa.

Tanto la calefacción por convectores como por acumulación son ideales en regiones cálidas, en las que no se necesita mucha potencia para climatizar el hogar, también para casas pequeñas o lugares donde su uso se limita a pequeños periodos de tiempo.

EMISORES TERMOELÉCTRICOS: más conocidos como radiadores de aceite. Transmiten el calor a través de una resistencia eléctrica blindada. El material más habitual con el que se fabrican es el aluminio ya que el radiador debe ser un buen conductor térmico, y este material posee un factor de transmisión muy elevado. Son de fácil instalación, colocándolos sobre unos soportes atornillados a la pared, no resecan el ambiente ni generan humos, gases ni olores, e incluyen además un programador para consumir solo en función de la temperatura elegida y durante las horas programadas, ayudando así al ahorro de energía. Su desventaja es que si la superficie a calentar es muy grande se requerirán varios radiadores y esto puede elevar el coste.

BOMBA DE CALOR: este sistema provee de frío en verano y calor en invierno en un solo aparato, abaratando la inversión y simplificando la instalación. Es eficiente debido a que consume poca energía hasta alcanzar la temperatura deseada, aunque cabe destacar que el calor no es constante y se dispersa antes, reseca el ambiente, y el ventilador que posee el sistema genera ruido, pudiendo resultar algo molesto. Requiere de pocos cuidados, solamente una limpieza periódica del filtro de aire. Su instalación suele tener un coste más elevado que otros sistemas.

SUELO RADIANTE: es una de las variables de calefacción más confortables para climas fríos. Nos brinda una hermosa sensación de poder caminar con los pies descalzos sobre una superficie agradable y tibia. El suelo radiante está constituido por una instalación de cables o tuberías por las que circula el agua caliente, estas tuberías se encuentran bajo el suelo y ese calor se irradia a través del suelo por toda la estancia. Es un sistema seguro y recomendable si hay niños en la casa, permite un ahorro de entre el 10% y 30% en consumo de calefacción. Como desventaja podemos mencionar el coste elevado de colocación, ya que la obra requiere levantar el pavimento de la vivienda.

CALDERA CON RADIADOR DE AGUA: el calor se produce mediante una quema de combustible como el gas natural y se distribuye a los radiadores mediante el agua. Como ventaja podemos decir que puede darle calor a toda una estancia o a varias, y que al estar situada en otro espacio puede airearse libremente. Como desventajas podemos mencionar que es un sistema de calefacción centralizado, por lo que no podremos trabajar con temperaturas individuales, y además el calor que se genera desde la caldera llega mermado a los ambientes, por lo que se consumen recursos energéticos que no se transforman en calor en su totalidad.

Por último ten en cuenta que el aislamiento es un aspecto clave para evitar que el calor se escape de la vivienda, esto puede suponer un ahorro del 30% de energía, reduciendo considerablemente la factura. Comprueba que no existan fugas de energía en ventanas y puertas exteriores, si es así puedes instalar burletes o cintas aislantes para ajustarlas. El aislamiento térmico de las paredes, techos y suelos, también es un factor importante para mantener el calor del hogar. Si tu hogar no posee estos aislamientos térmicos, existen soluciones como colocar alfombras en los suelos, colocar aislantes detrás de los zócalos, o pintar las paredes con pinturas que reflejen la luz y consigan mantener el calor. No olvides que es fundamental ventilar bien la casa para evitar la acumulación de gases y humedades, no tapar los radiadores, ni utilizarlos en lo posible para secar ropa mojada, ya que se incrementa el consumo de energía y la pérdida de calor. Realiza el mantenimiento necesario según el tipo de sistema que hayas elegido para que el consumo sea óptimo y disfruta de un hogar cálido.

Al navegar por esta web aceptas el uso de nuestras cookies