¿Buscas un profesional para Cubiertas de Pizarra?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

Hablan de nosotros

20 minutos logo El economista logo El mundo logo Intereconomía logo T magazine logo

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Cubiertas de Pizarra

La pizarra natural es un material de construcción con una larga vida útil y reutilizable. Ha sido empleada desde los tiempos romanos por tratarse de una piedra homogénea y de grano muy fino, con la característica de poder separarse fácilmente en hojas delgadas y planas. Los techos de pizarra ofrecen una increíble combinación de belleza y durabilidad. Dicha durabilidad contribuye significativamente a reducir los gastos de mantenimiento del edificio en el que es colocada, permitiendo también su reutilización ya que muchas veces la duración de una cubierta de pizarra excede la vida del edificio.

Este material no es afectado por las temperaturas extremas y posee una gran resistencia a los ácidos y a otros productos químicos. Esto quiere decir que es resistente a lluvias ácidas y a ambientes con un alto porcentaje de dióxido de azufre, evitando así la decoloración del material, como sucede con los productos artificiales utilizados para las cubiertas. Hay que tener en cuenta que para que estos materiales posean las ventajas mencionadas deben haber obtenido la máxima calificación en los análisis que establece la normativa EN12326.

Podremos encontrar en el mercado varios tipos de pizarras que se amoldan a los gustos y exigencias de cada persona. Los más comunes son:

Pizarra multicolor. Sabemos que la pizarra es una clase de roca que se compone por diversidad de minerales. El color de la pizarra dependerá de la cuantía de cada material que la compone, por eso encontraremos pizarras de color rojizo, beige, verdoso, naranja, entre otros. Gracias a esto se pueden combinar diferentes tonalidades dentro de una misma cubierta, ofreciendo acabados muy estéticos. Estas pizarras multicolores quedan muy bien combinadas con accesorios metálicos o de distintos tonos.

Pizarra cuadrada. Es el tipo de pizarra más usado y económico que podemos encontrar en el mercado los requerimientos de cada proyecto. Este tipo de pizarra puede utilizarse también como base para hacer cortes de diseños diferentes. Los tonos en que pueden encontrarse esta pizarra son en grises y negros.

Pizarra Rústica. Esta pizarra no es cortada sino que se respeta su apariencia natural dándole una estética especial, ideal para cualquier estilo de vivienda, desde edificaciones rústicas hasta fachadas exteriores originales, en las cuales se crea una hermosa combinación. También podremos encontrar que combinan perfectamente con accesorios metálicos o en madera. Las tonalidades disponibles son el negro, rojo, beige, grisáceo, verdoso y naranja.

Pizarra redonda. Es la más exclusiva que el mercado produce para su comercialización y puede encontrarse en tonos grises y negro. Este estilo de pizarra dará a tu vivienda un toque de elegancia y distinción.

Pizarra de diseño o a medida. Son hechas a mano, de forma laboriosa, por profesionales que trabajan bajo encargos y realizan las formas dependiendo del diseño que haya pedido el usuario. Se trata de unas pizarras más costosas, su precio se eleva pero el diseño es mucho más exclusivo y se adapta a gustos y necesidades muy dispares. Dan la posibilidad de realizar casi cualquier tipo de diseño, ofreciendo de esta manera un producto único y verdaderamente exclusivo.

Como decíamos al comienzo, hace cientos de años que se utiliza la pizarra para la construcción de tejados ya que este material posee una bajísima absorción al agua y es ideal para proteger cualquier tipo de techo. Con el paso del tiempo se han ido modernizando y mejorando los sistemas de colocación, de aislación y de protección. Los objetivos que se buscan en la colocación de una cubierta de pizarra son la estanqueidad, impermeabilidad, derivando ambos en la durabilidad de la misma. Esto no es aportado por la piedra misma sino que se consigue a través de una correcta colocación, teniendo en cuenta que el factor más importante a la hora de diseñar una cubierta es la capilaridad, característica que diferencia a la pizarra de otros materiales de construcción.

Al momento de instalar este tipo de cubiertas disponemos de dos métodos de fijación: con ganchos y con clavos.

Los ganchos de acero inoxidable son el método tradicional para fijar la pizarra a la cubierta, poseen una gran resistencia y dureza. Su instalación se realiza superponiendo varias piezas de pizarra sobre rastreles horizontales, garantizando la impermeabilización de la cubierta.

La instalación con clavos, por otra parte, se realiza colocando la pizarra sobre los rastreles y marcándose el punto de corte necesario para adaptarla al espacio correspondiente de la cubierta, luego se agujerea la pieza y se la coloca nuevamente en el rastrel fijándola con clavos elegidos para su instalación. Su ventaja principal es que el clavo queda invisible situado debajo de las piezas de pizarra.

Respecto a su mantenimiento debemos saber que estas cubiertas no están exentas de un mínimo de mantenimiento periódico que permita su correcto funcionamiento. Como todas las cubiertas, estas están expuestas al viento. El aire en movimiento transporta partículas de polvo, las cuales pueden depositarse sobre los techos e introducirse en cualquier pequeño espacio que exista. Estas partículas, junto con la humedad, pueden crear vida vegetal que se irá expandiendo por el techo evitando la limpieza natural que se genera gracias a la lluvia. Este proceso acumulativo puede llegar a la completa invasión de la superficie por todo tipo de plantas.

Como podemos ver, no darle un mantenimiento correcto a la cubierta perjudicará la ventilación de esta y favorecerá la pudrición de sus armaduras. Aumentará considerablemente el peso, por lo que perjudicará su estructura y favorecerá el crecimiento de raíces, lo cual también la dañará. Impedirá una superficie de escorrentía limpia y sin obstáculos, y favorecerá la acumulación de nieve. Por eso se recomienda, cada no más de 4 años, barrer la cubierta y realizar pequeñas labores de mantenimiento que eviten estos inconvenientes.

Por último, si eres tú quien deberá elegir el tipo de pizarra para tu hogar, no dudes en contactar con un técnico especialista en el tema para asesorarte y aconsejarte sobre qué tipo de pizarra es más conveniente para ti. Manos a la obra y disfruta de tu hogar.

Al navegar por esta web aceptas el uso de nuestras cookies