¿Buscas un profesional para Plato de ducha?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

Hablan de nosotros

20 minutos logo El economista logo El mundo logo Intereconomía logo T magazine logo

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Plato de ducha

¿Deseas una ducha relajante cada día? Aunque pase bastante desapercibido, el plato de ducha es un elemento imprescindible en el baño y en nuestra vida diaria.

El plato de ducha no es más que una losa que se instala debajo de la ducha para evitar filtraciones y acompañar el agua hasta el desagüe. Esta losa puede estar formada por diferentes materiales y aunque no lo parezca, su función y su instalación son imprescindibles.

Dejando de lado el apartado técnico y dirigiéndonos a los beneficios que aporta a nivel usuario, podemos destacar que:

  • Ahorro económico. Un plato de ducha te permite ahorrar hasta un 90% en tu factura de agua y electricidad, ya que comparado con la bañera, darse una ducha supone un gasto notablemente inferior.
  • Ahorro de espacio. Un plato de ducha puede ocupar hasta 1/3 menos que una bañera. Así que si tu cuarto de baño es pequeño, o dispones de muy poco lugar, un plato de ducha es un perfecto e interesante aliado.
  • Limpieza cómoda. De cara al mantenimiento, un plato de ducha es mucho más fácil de limpiar y de conservar que una bañera convencional.

Y una vez aclarados los “porqués” de esta elección, pasemos a hablar de los diferentes materiales que podemos encontrar en el mercado:

  • Resina o carga mineral. Es un material resistente y permite crear platos de ducha muy finos (3 cm) y de grandes dimensiones (hasta 2 x 1 m). Es un material impermeable y se limpia con una simple esponja húmeda y jabón.
  • Fibra de vidrio. Para crear este material, hay que derretir el vidrio y crear así hilos muy muy finos de este material. El resultado, es un plato de ducha resistente y a la vez muy ligero con un acabado es impecable y de alta calidad.
  • Acrílico sanitario. Material hecho de plástico ligero, no muy poroso y sencillo de limpiar. Es bastante resistente pero al igual que la fibra de vidrio, su dureza es inferior a la resina o carga mineral.
  • Cerámica. Mezcla de arcilla, arenas silíceas y feldespato. Su precio es bastante asequible y sus acabados brillantes resultan muy atractivos. Se mantiene a la perfección y resiste a los productos químicos agresivos.
  • Piedras de río. Para aportar un toque natural a tu baño, las piedras pequeñas de río son una gran idea. A parte, su precio es razonable y es un material duradero.
  • Piedra mineral. Las piedras más comunes son el mármol, el granito, el cuarzo o la pizarra. Estos materiales tienen propiedades parecidas a la resina y la carga mineral, pero no llegan a ser tan resistentes a los golpes como los anteriores. Por otro lado, estos materiales presentan calidez y confort a tu baño.
  • Acero esmaltado. Este plato de ducha aporta un toque distintivo a tu baño, ya que es un material más inusual. Su único inconveniente es que es un material delicado y necesita mantenimiento para evitar que salte el esmalte.

Una vez hayas elegido el material que deseas, llega la hora de diseñar cómo queremos que sea su forma y tamaño, y ésta es una fase más complicada.

Un truco que te facilitará mucho el trabajo, es diseñar un croquis del baño entero con sus medidas y la disposición de los elementos. Es decir, haz un plano indicando donde deseas que estén colocados el lavabo, el inodoro, etc, pero sin el plato de ducha. De esta manera, podremos saber el espacio exacto que tenemos para su instalación.

Una vez acotadas sus dimensiones y decidida su ubicación, hay que corroborar que el espacio elegido es el ideal. Para ello, hay que comprobar el nivel del suelo, mirar que las tuberías sean las adecuadas para desaguar el agua de la ducha y verificar que disponemos del hueco suficiente para instalar la válvula de desagüe. Confirmado todo lo anterior, pasamos a la elección del modelo.

Existen múltiples opciones que te permiten adaptar cómodamente esta superficie a tu cuarto de baño. Dependiendo de tu espacio, las dimensiones de la base serán unas u otras, pero las formas más comunes son las siguientes:

  • Angulares. Perfectos para ser adaptadas en las esquinas y ahorrar espacio.
  • Cuadrados. Para baños pequeñitos y sin mucha superficie.
  • Rectangulares. Ideales para aquellos que sustituyen su bañera por un plato de ducha y quieren aprovechar todo el espacio que disponían anteriormente.
  • Corte a medida. Si tu cuarto de baño tiene una forma especial, también se puede plantear la instalación de un plato de ducha cortado y diseñado a medida.

Como consejo, nos gustaría informarte sobre qué es lo que debes comprobar una vez haya acabado tu reforma. Es muy importante que la superficie del plato de ducha tenga una pendiente adecuada para que el agua fluya con naturalidad en el desagüe. Lo ideal son unos 7mm por cada 30 cm de largo. Por otro lado, hay que comprobar que la base tenga su propiedad antideslizante, y por ello hay que fijarse que el plato tenga alguna textura o dibujo permanente.

Y bueno, una vez repasada toda la parte técnica ¡es hora de llevar toda esta información a la práctica! Si estás pensando en rediseñar tu baño o simplemente quieres cambiar tu plato de ducha, ¡cuenta con Quotatis!

Quotatis es un servicio gratuito que funciona como intermediario entre particulares y profesionales del hogar. ¿Y cómo funciona? Conoce sus tres cómodos y sencillos pasos:

  1. Explícanos con detalle tu necesidad y que te gustaría realizar. ¿Estás pensando en cambiar el diseño de tu baño? ¿O quizás quieres cambiar tu bañera por una ducha? ¿Necesitas reemplazar tu viejo plato de ducha por otro más nuevo?
  2. Recibe hasta 4 presupuestos distintos. Una vez analizado tu proyecto, nosotros nos encargaremos de encontrar a los mejores profesionales del sector que se encuentren por tu zona. De este modo y sin realizar ninguna otra operación, recibirás confortablemente hasta 4 presupuestos de distintos expertos.
  3. Elige a tu profesional ideal. Ahorra tiempo y dinero comparando y selecciona entre profesionales de calidad y confianza a aquel que más te convenza o se ciña a tu estudio. Más fácil imposible, ¿verdad?

Así que ya sabes, si estás pensando en cambiar tu plato de ducha, ¡nosotros nos encargaremos de que encuentres todo lo que estás buscando!

Al navegar por esta web aceptas el uso de nuestras cookies