¿Buscas un profesional para Bañera por Plato de ducha en Sevilla?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Bañera por Plato de ducha en Sevilla

El baño es una de las partes que más conllevan reformas en el hogar, ya que es una de las estancias que más se desgastan y estropean a lo largo del tiempo. Cualquier reforma del baño es un trabajo que debe dejarse en manos de profesionales, la manipulación de los desagües puede suponer un riesgo para las instalaciones de fontanería de nuestra vivienda.

El plato de ducha es una losa que se coloca en el suelo del cuarto de baño y funciona como un aislante contra las filtraciones de agua, además de conducirla hacia el desagüe.

Las reformas en general de una vivienda suelen ser temidas debido al tiempo de duración y el gasto que implican. Es verdad que darse un baño al llegar al hogar tras un día laboral o deportivo, hasta incluso por puro placer es una actividad relajante, sin embargo existen muchos motivos a favor para cambiar la antigua bañera por un plato de ducha.

Una ducha ahorra espacio

A la hora de diseñar y construir una casa tendemos a quitar espacio al baño para dárselo a otra de las habitaciones principales. Al cambiar la bañera por el plato de ducha ganaremos espacio que podremos utilizar por ejemplo para dejar un espacio libre y ganar sensación de amplitud o para colocar algún tipo de mueble.

Mejora la higiene del cuarto y es más fácil de limpiar

Ducharse es más higiénico que bañarse, las bacterias tienen como medio natural el agua y pueden quedarse en nuestra bañera. Como su acceso es mejor que el de las bañeras, las tareas de limpieza son más fáciles también. Los platos de ducha tienen la ventaja de arrastrar las impurezas y el jabón en cuestión de minutos.

Adaptabilidad y accesibilidad

Gracias a los diferentes modelos y tamaños que el mercado nos ofrece, los platos de ducha se adaptan a todo tipo de espacios, puedes elegir platos pequeños o medianos para ahorrar espacio. Respecto a su accesibilidad podemos decir que son más seguros, ya que para entrar no nos encontraremos con ninguna barrera, su acceso es mucho más simple. Además existen platos especiales para personas con movilidad reducida o para personas que utilizan sillas de ruedas.

Presupuesto y ahorro económico

La instalación de los platos supone un ahorro importante tanto económico como en cuestión de tiempo de reforma (son instaladas en menos de 24 hs). También ducharse utilizando un plato supone hasta un 90% de ahorro en el consumo de agua y energía, por lo que no solo estamos ahorrando sino que también estamos ayudando al cuidado del planeta.

Para la colocación de un plato de ducha lo más importante es conocer las medidas del hueco donde lo instalaremos. Debido a que los platos vienen en medidas y modelos estándar, es imprescindible constatar si cabrán en el espacio que poseemos. Encontraremos también que algunos fabricantes ofrecen realizar modelos a medida con la forma que deseamos y el desagüe en el punto donde lo necesitamos. Existen platos de ducha rectangulares recomendados para cuartos de baños espaciosos que superan por lo menos los 3,5 metros cuadrados, platos de ducha cuadrados, recomendado para espacios de menos de 3,5 m2 y platos de duchas angulares, estos últimos con el beneficio de poder instalarse en las esquinas del baño ganando espacio.

El plato de ducha deberá tener una pendiente adecuada desde todos los puntos de su perímetro para verter en el desagüe, poseer una superficie antideslizante, es decir algún tipo de textura que impida escurrirse pero que al mismo tiempo permita una fácil limpieza. Por último deberá contar con un reborde de azulejo que servirá para sellar de manera segura el espacio entre la pared y el plato de ducha.

Así como existen diferentes tamaños y formas, los platos pueden estar construidos de diferentes materiales. Veamos a continuación cuáles son los más populares que encontraremos en el mercado.

Cerámica: están fabricados con arcilla, feldespato y arenas silíceas y son la opción más económica. Ofrecen una gran resistencia al rayado y a los golpes como también una resistencia contra los productos químicos, evitando que su color se torne amarillo. Como desventaja podemos mencionar su dificultad en la instalación debido a su elevado peso y fragilidad, son suelos muy fríos, resbalan mucho más que otros materiales y no son muy decorativos.

Acrílico: las duchas con platos acrílicos son las más populares. El acrílico es un material ligero y poco poroso compuesto de un plástico muy duradero, de fácil limpieza e instalación y fabricado en una amplia variedad de medidas y colores. Con respecto al plato de cerámica, este material ofrece una mayor resistencia a los golpes y una mayor superficie antideslizante.

De carga mineral: compuesto por resina y mármol es un material extraplano con un grosor que ronda los 3 cm, pudiendo instalarse al ras del suelo, facilitando el acceso a la ducha. Si bien es uno de los materiales más caros es uno de los mejores que el mercado nos ofrece. Son suelos que cuentan con una superficie sólida y pesada, son antideslizantes, modernos y capaces de resistir fuertes golpes.

Los platos de carga mineral ofrecen medidas estándar y también están disponibles en medidas especiales, pudiendo personalizar su color. Su única desventaja es, como mencionamos, el desembolso económico que requiere al momento de comprarlos

Piedra natural: pueden estar fabricados de pizarra, mármol o granito. Sus características son muy parecidas a los de carga mineral con un tacto muy cálido aunque son menos resistentes a los golpes que pueden ocasionarse por su uso.

Cambiar una bañera por un plato de ducha es un proceso de reforma que no implica mucho tiempo en comparación con otras mejoras que se pueden llevar a cabo en el baño. Simplemente se retirará la bañera, se adaptará el desagüe al modelo seleccionado, se colocará el plato de ducha y se revestirá la pared que tapa la bañera con revestimientos cerámicos. Recuerda que también puedes aprovechar esta reforma para cambiar la grifería de la ducha si lo deseas.

Es momento de comenzar, ¡manos a la obra!

Al navegar por esta web aceptas el uso de nuestras cookies