¿Buscas un profesional para Albañilería en Madrid?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

Hablan de nosotros

20 minutos logo El economista logo El mundo logo Intereconomía logo T magazine logo

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Albañilería en Madrid

La albañilería es el arte de generar estructuras y construcciones. Se trabaja usando materiales como la piedra, el ladrillo, la cal, el yeso, el cemento u otros semejantes. Esencial en la vida del ser humano, se trata de uno de los trabajos más antiguos y de mayor importancia. Se puede subdividir en tres grupos principales, estos dependen del proyecto, idea final y arquitectura. La albañilería simple, que solo utiliza ladrillos y morteros, la albañilería armada, en la cual se utiliza acero como refuerzo en los muros que se construyen y la albañilería reforzada, se realiza con confinamientos, objetos verticales y horizontales, cuya función es mejorar la durabilidad del conjunto.

Cuando debemos realizar trabajos de este tipo o reformas integrales es conveniente tomarse algún tiempo para elegir al profesional más adecuado. Probablemente encuentres en Madrid una gran cantidad de albañiles que pueden realizar la labor, pero no todos estarán especializados en el tipo de trabajo que necesitas. Las empresas de albañiles, por lo general, suelen realizar distintos tipos de trabajos además de la albañilería tradicional, pueden encargarse también de la pintura, carpintería o instalaciones.

Ten en cuenta que una reforma puede llegar a ser muy estresante, la mayoría de las veces debemos vivir en la casa mientras se está en obra. Por eso la elección adecuada del albañil o empresa de albañiles que trabajarán en tu hogar es muy importante para que el resultado final sea eficiente y óptimo. Veamos a continuación algunas cuestiones para una correcta elección.

La experiencia y reputación de la persona o empresa que contrates es muy importante. El profesional que elijas debe ser de confianza, pregúntale por los trabajos que ha realizado anteriormente, referencias de otros clientes a los que brindó sus servicios. La mejor manera de constatar la calidad de sus trabajos finales es poder verlos, por eso si puedes visitar alguna reforma que haya hecho anteriormente, es mucho mejor, además así podrás saber cuál es la opinión del cliente anterior sobre el albañil. Algunas empresas de albañilería ofrecen en sus páginas web los proyectos realizados a otros clientes, para que puedas valorar la calidad de su trabajo.

El albañil debe poseer las habilidades y conocimientos necesarios para la realización del trabajo, además de estar al día en las técnicas de construcción y seguridad.

El estudio acerca de la reforma a realizar. Un profesional en el tema, se tomará el tiempo de visitar el espacio a reformar para poder realizar un estudio más detallado de las posibilidades de resolución que puede ofrecerte. Eso sí, antes de pedir asesoramiento profesional para obtener un presupuesto, debes tener claro lo que necesitas y deseas, así evitarás pérdidas de tiempo.

Compara presupuestos. Acude a varios profesionales para comparar precios antes de decidirte. Nunca tomes una decisión a la ligera. Es recomendable conseguir tres presupuestos que no se diferencien mucho en coste final unos de otros. Con esto evitaremos a los servicios de albañilería, que por más respetables que parezcan, elevan sus precios mucho más de lo que deberíamos pagar, así como también evitaremos los trabajos extremadamente económicos, los cuales nos traerán más dolores de cabeza que soluciones y alegrías.

Los presupuestos deben ser entregados por escrito para evitar sorpresas. En los mismos debe detallarse la cantidad, calidad y precio de los materiales, el importe de la mano de obra, fecha aproximada de inicio y finalización de la obra, la superficie a reparar en metros o volúmenes, el período de garantía de los trabajos a realizar, forma de pago (el anticipo nunca debe superar el 50% del total), período de validez del presupuesto, datos de identificación de la empresa o albañil, fecha y firma. Recomendamos también que el presupuesto incluya la gestión de desechos de vertederos, incluyendo el transporte, el vertido y las partidas de limpieza.

No es aconsejable el contrato de trabajo por horas, ya que esto dificultará el control del rendimiento real del trabajo. Es preferible que los trabajos de albañilería sean contratados por unidades completas. El albañil, al cobrar por proyecto, intentará tener la obra terminada en la fecha prevista.

La comunicación con el albañil es clave. Si algo no está quedando bien, házselo saber, díselo inmediatamente al trabajador para que lo recomponga a tiempo, no esperes a que el problema sea irreversible. Un profesional debe saber escuchar y comunicarse con sus clientes., debe ser capaz de convertir en realidad las ideas que tienes en la cabeza, conseguir que sean viables, responder a sus inquietudes y preocupaciones rápidamente. Si observas que esto no sucede, o si al hablar con el albañil te sientes incómodo, es probable que debas seguir buscando un profesional más adecuado para ti. Nunca pagues por adelantado el coste total del trabajo, es mejor ofrecer un 50% de anticipo y el resto finalizada la obra. Con esto evitarás, si la empresa no es profesional como pensabas, un trabajo de obra incompleto.

Por último, debes saber que para realizar una obra de albañilería en nuestro hogar necesitamos una licencia de obra. Si algún vecino te denuncia y no la tienes, puede salirte muy caro. Existen dos tipos de licencia urbanística: la licencia de obra mayor, exigida en la mayoría de los casos, y la licencia de obra menor, solicitadas normalmente para aquellas obras de técnica sencilla y escasa entidad constructiva y económica, normalmente son obras de simple reparación o decoración. El tipo de licencia dependerá de las ordenanzas de cada municipio. Te recomendamos que te informes en detalle para no cometer errores. También te recomendamos tener un seguro de responsabilidad civil en el caso de algún perjuicio durante la obra.

Recuerda entonces, antes de comenzar a buscar albañiles, tener en claro qué es lo que deseas hacer y con cuánto dinero cuentas. Luego consigue al menos tres diferentes presupuestos para poder realizar la comparación y elegir el más adecuado. No olvides que un profesional serio debe ir a visitar el lugar a reformar para entregarte una propuesta seria y acorde. Ten paciencia y sigue estos pasos para conseguir una reforma exitosa. ¡Buena suerte!

Al navegar por esta web aceptas el uso de nuestras cookies