¿Buscas un profesional para Aislamiento Acústico?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Aislamiento Acústico

Un tema al que quizá no se le presta mucha atención es el aislamiento sonoro de nuestro hogar. Si vives en una calle transitada o tienes vecinos ruidosos, seguramente llegarán hasta ti sonidos no deseados que puedan resultarte muy molestos. Tu casa es confortable en la medida en que puedas disfrutar de ella, el ruido de terceros no debe distraerte ni molestarte. Para evitar que este problema afecte a nuestro bienestar, existe el aislamiento acústico, que si bien muchas veces no puede acabar totalmente con el ruido, pero sí que lo disminuye considerablemente.

Cuando hablamos de aislamiento acústico nos referimos a los materiales, técnicas y tecnologías desarrolladas para aislar o atenuar el nivel sonoro en un determinado espacio. Aislar supone impedir que un sonido penetre o salga de un medio.

En los hogares el problema del ruido se debe principalmente a tres factores:

El ruido que se desplaza a través del aire. Este es el más frecuente, y son los sonidos molestos provenientes del exterior, como los ruidos de la calle, o los ruidos de otros edificios. Las ondas de sonido se propagan de un espacio a otro a través del aire.

Los sonidos que viajan por la estructura. Estos ruidos se generan cuando un medio físico vibra como consecuencia del impacto de algún material contra otro. Es muy común en un edificio, por ejemplo, escuchar los pasos en el piso de arriba, o el arrastre de un mueble.

Ruido en el ambiente interior. La falta de aislamiento acústico en el interior de la casa es otro problema recurrente. Cada miembro de la familia tiene actividades diferentes, y cada uno genera ruidos que pueden molestar al otro.

Para atacar estos problemas, lo primero que debemos hacer es localizar de donde proviene el ruido que nos está molestando y qué es lo que lo está generando. Una vez localizado, debemos pensar a qué tipo de soluciones podemos optar para amortiguar el ruido lo máximo posible. La mejor manera de aislar acústicamente un espacio es mediante la materia. Esto quiere decir interponer algo material entre el foco del ruido y nuestros oídos.

En lo que a materiales aislantes se refiere, la lista es extensa y son varias las opciones. Algunos poseen un mejor poder de aislamiento que otros, pero requieren más obra para ser instalados. Veamos a continuación algunas de las opciones que tenemos para reducir el ruido.

Los burletes son una buena manera de aislación sonora. Su misión es sellar las uniones en las puertas y ventanas, evitando la entrada de aire y los sonidos externos.

Las cortinas ayudan a reducir el ruido exterior. Las telas dobles son ideales para lograr un buen efecto de aislación. Mientras más gruesa sea la tela, mayor será la protección. Esta es una solución más económica que no hará que el ruido desaparezca, pero disminuirá su intensidad. Las telas como el terciopelo, la pana y el Jacquard son las más recomendables.

Evita las ventanas corredizas. Las de proyección o abatibles utilizan sellos de hule absorbiendo las diferencias entre el marco y la ventana, cerrando así el paso de aire. El uso del doble vidrio es una muy buena opción. Están formadas por dos piezas separadas y selladas, delimitando una cámara de aire estanca con una función aislante.

Las ventanas son muy importantes a la hora de reducir el ruido proveniente del exterior. No te servirá de nada poner materiales aislantes en las paredes, si el ruido entra por la ventana.

Aislar las paredes, los techos y los suelos. Las soluciones para aislar cada uno son diferentes. Si se trata de la pared, lo más habitual es poner una doble pared de algún material ligero como el yeso laminado, rellenando la cámara que queda hacia el muro original con materiales aislantes como la fibra de vidrio o lana de roca. En el caso de que se requiera un mayor hermetismo, se pueden colocar barreras acústicas asfálticas o de caucho que son mucho más eficaces.

Si el ruido proviene del techo, puedes intentar remediar el problema instalando un falso techo acústico, sobre el que se ponen varias capas de material aislante. Eso sí, debes tener cuidado con los agujeros de las lámparas, ya que si están mal hechos y queda espacio, el ruido podría pasar.

Cuando se trata de amortiguar ruidos sobre el suelo, una buena alternativa son los pisos flotantes, cuya manta de polietileno ayuda a aminorar los sonidos. Las alfombras también sirven de aislantes acústicos, sobre todo si por debajo se les coloca una capa de espuma poliuretánica. Existen pegamentos especiales para pisos de madera que evitan el ruido cuando alguien taconea o arrastra un mueble.

Puertas macizas. Las puertas huecas son más económicas y populares dentro de los hogares. Pueden tener un buen acabado y aspecto final. El problema es que la masa es una de las mejores maneras de aislar acústicamente, por lo que una puerta maciza y de alta densidad aislará mucho más el sonido que las huecas.

Ruidos provenientes de aires acondicionados, regaderas o cañerías. A veces no planificamos nuestra obra lo suficiente y tomamos decisiones demasiado rápido. Dónde colocar la unidad de aire acondicionado, por dónde pasarán los conductos y las tuberías de agua. Siempre es mejor concentrar todas las instalaciones en los falsos techos de zonas comunes o de paso y los más alejados de las zonas de descanso. También debemos evitar que queden empotradas tuberías de suministro de agua o de desagüe en paredes limítrofes con dormitorios.

Por último existen materiales de neopreno que se aplican tanto en muros como en pisos y se pueden cubrir con colado o madera aglomerada. Se sellan las fisuras y así disminuye el ruido en gran medida.

Recuerda, tu vivienda no es un espacio cualquiera, es el lugar donde pasarás años de tu vida. Tener en cuenta estos aspectos no sólo te protegerá de los ruidos molestos, nocivos para tu salud, sino que mejorará tu calidad de vida.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí