¿Buscas un profesional para Aislamiento Acústico de Paredes?

Recibe hasta 4 presupuestos de profesionales en tu zona

Gratis y sin compromiso

Describe tu proyecto

Describe tu proyecto


Te vamos a hacer unas pocas preguntas para tener todo lo necesario y poder empezar tu proyecto de reforma, instalación, reparación o mantenimiento.

4 profesionales

Quotatis selecciona hasta 4 profesionales de calidad para tu proyecto

Buscamos en nuestra red de profesionales cualificados los que están disponibles en tu zona para empezar tu proyecto.

Te informamos

Te informamos


Para acompañarte en tu proyecto, encontrarás todas la informacion que necesitas en nuestras guías.

Hablan de nosotros

20 minutos logo El economista logo El mundo logo Intereconomía logo T magazine logo

¿Necesitas información?

Guía

Guía

Con toda la información que necesitas para tu reforma


Ver más

Inspiración

Inspiración

Descubre las tendencias y nuevas ieas para tu hogar


Ver más

FAQs

Preguntas Frecuentes

Resuelve todas tus dudas respecto a tu proyecto


Ver más

Necesito un profesional para
Aislamiento Acústico de Paredes

Has decidido realizar un aislamiento acústico a tus paredes. Vivir con ruido puede afectar a tu salud, impedir tu descanso y generarte estrés. Es algo que influye directamente sobre nuestro estado de ánimo. Este exceso de ruido se denomina contaminación acústica, y son las ondas sonoras provocadas por actividades humanas como el transporte, la industria, las obras, etc. El concepto de contaminación se refiere a los efectos nocivos producidos por ciertos niveles de ruido, un sonido molesto puede producir efectos fisiológicos y psicológicos en las personas, dependiendo del grado de contaminación acústica a la que se esté expuesto.

Lo primero que debemos saber es que en los hogares el ruido se debe principalmente a tres factores. El primero es el ruido que se desplaza a través del aire, que es el más frecuente, y son los sonidos provenientes del exterior, como los ruidos de la calle, ruidos de otros edificios, etc. Estas ondas se propagan de un espacio a otro a través del aire. El segundo es el ruido de impacto, transmitido por vibraciones que se propagan a través de la estructura, como por ejemplo los pasos provenientes del piso de arriba, o movimientos de muebles. Estos ruidos son más difíciles de atenuar que los primeros. Y por último el ruido en el ambiente interior, producido por los miembros de la familia que mediante sus actividades generan ruidos diferentes que pueden molestar a los demás integrantes del hogar. Para atacar estos problemas, lo primero que debemos hacer entonces, es localizar de donde proviene el ruido que nos está molestando y qué es lo que lo está generando. Debemos saber que la mejor manera de aislar acústicamente un espacio es mediante la materia, es decir interponiendo algún material entre el foco del ruido y nosotros.

Para el aislamiento acústico de paredes lo más habitual es colocar una doble pared de algún material ligero como el yeso laminado, rellenando la cámara que queda hacia el muro original con materiales aislantes. En el caso de requerir un mayor hermetismo, podemos colocar barreras acústicas asfálticas o de caucho que son mucho más eficaces. Si aún no has edificado tu hogar puedes optar por construir un muro de hoja doble, el cual también te dará una aislación térmica muy satisfactoria. Hoy en día encontraremos una gran variedad de opciones en el mercado para esta clase de aislamiento, veamos a continuación algunos.

Materiales con propiedades aislantes térmicas y acústicas

Fibra de vidrio. Mediante una estructura porosa, este producto mineral formado por fragmento de fibras de vidrio aglomerado con resinas, logra que el aire que lo atraviesa quede dentro, atrapado en la fibra, funcionando así como un aislante acústico y térmico también. Este material no solo se utiliza para paredes sino también para techos, buhardillas, muros, etc. La única desventaja de este material es que no se recomiendo el uso en espacios con mucha humedad ya que sus propiedades se pierden mediante el contacto con esta.

Lana de roca. Es un material de fibra mineral elaborado a partir de rocas basálticas. Debido a su estructura fibrosa multidireccional, frena los movimientos del aire. Al igual que la lana de vidrio crea una barrera acústica y térmica.

Corcho. Es un material natural, ecológico, duradero e impermeable, con excelentes propiedades que refleja el sonido. Lo encontraremos disponibles en rollos y placas, ajustándose muy bien a cualquier superficie. Protege perfectamente contra los ruidos de impacto, en este sentido es el mejor aislante acústico.
El corcho es una capa aislante que protege a los alcornoques de situaciones climáticas extremas como las altas temperaturas o la escasez de humedad que puede convertirse en sequía. Como mencionábamos es un material ecológico, donde su producción no conlleva contaminación alguna, haciéndolo uno de los materiales a utilizar más respetuosos con el medio ambiente que podemos utilizar.

Paneles de fibra de madera. Siguiendo con la línea de materiales más respetuosos con el medio ambiente, estos paneles de madera son materiales aislantes térmicos y acústicos, compuestos de al menos un 80% de fibra de madera. Ofrecen principales ventajas como una buena estabilidad frente a la difusión del vapor, regulan la calidad del ambiente, son fáciles de colocar y son reciclables. Gracias a su estructura de fibras, favorecen la difusión del vapor permitiendo el paso de agua pero protegiendo contra la formación de moho. Como su estructura es un poro abierto poseen una gran capacidad de absorber las ondas sonoras y de mejorar el ruido de impacto.

Placas de poliuretano. Su estructura de poros abiertos garantiza un buen nivel de aislamiento acústico, sobre todo para ruidos de impacto. Es un gran aislante térmico, acústico, impermeable al agua, resistente al fuego y muy ligero de peso, por lo que no sobrecarga las estructuras.

Basotec piramidal. Es muy ligero, elástico y flexible. Mediante una estructura de celdas abiertas formada a partir de la resina de melamina, logra convertirse en un aislante de sonido y vibraciones. No es inflamable, y es utilizado desde edificios, hasta trenes y vehículos.

Un tema muy importante a la hora de realizar el aislamiento acústico a tus paredes, es tener en cuenta las ventanas que haya en el espacio. Las ventanas son muy importantes a la hora de reducir el ruido proveniente del exterior. De nada te servirá montar una estructura para aislar las paredes si luego el ruido entra por las ventanas. Para evitar estos problemas, y no entrar en gastos en ventanas antiruido (doble vidrio), puedes colocar burletes sellando las uniones de las ventanas, o colocar cortinas de telas dobles, mientras más grueso sea el paño, mayor será la protección. También evita las ventanas corredizas.

Recuerda que el sonido viaja a través del aire, por lo que no debes descuidar las partes vulnerables como los enchufes, los agujeros para las lámparas, los interruptores. En estos casos también podremos realizar un recubrimiento con materiales aislantes en estas partes. Al igual que con las ventanas, no solamente debes enfocarte en las paredes (si bien es el punto más importante y el que mejor resultado te dará), sino en todo el sector de la habitación para lograr un aislamiento acústico satisfactorio. Eso sí ten en cuenta que es casi imposible reducir en un 100% todos los ruidos. ¡Manos a la obra!

Al navegar por esta web aceptas el uso de nuestras cookies