Preguntas Frecuentes

¿Cuáles son los tipos de calefacción?

Llega el otoño y trae consigo un cambio de hábitos, con la llegada del frío queremos pasar más tiempo en casa y disfrutar de la familia. En esta época es usual pensar en reformar o en instalar una nueva instalación de calefacción para resguardados del frío durante el otoño y en invierno.

Calderas, bombas de calor, suelo radiante, radiadores eléctricos…Existen varios tipos de sistema de calefacción según el combustible utilizado, o la manera de difundir el calor de una estancia. Hoy hablamos de todos ellos y sus ventajas e inconvenientes para que cualquier usuario pueda elegir su mejor sistema de calefacción para el hogar, la oficina o grandes superficies.

Es importante conocer los tipo de instalaciones de calefacción existentes en el mercado,y cual podría ser el más conveniente y apropiado a tu presupuesto. Puedes comparar entre las distintas propuestas de calefactores exigentes, comparar precios y sus facilidades o características estéticas, la decisión es siempre tuya. Aquí te mostramos y hacemos un breve review por algunos de los tipo de instalación de calefacción más frecuente.

¿Necesitas instalar un sistema de calefacción en tu hogar?

Si quieres realizar la instalación del sistema de calefacción de tu casa, consigue hasta 4 presupuestos gratis y sin compromiso para la calefacción de tu vivienda.

 

Pide tus presupuestos gratis

En primer lugar debemos destacar que los tipos de calefacción se pueden dividir de varias maneras:

– Por el tipo de aparato por el que se propaga el calor:

Suelo radiante, bomba de aire, electricidad por acumuladores, electricidad por convectores, emisores termoeléctricos, calderas con radiadores de agua.

– Por fuente de energía: Biomasa, geotérmica, solar, eléctrica, gas.

Calefacción Electrica: 

La electricidad es convertida en calor a través de un aparato eléctrico. Así, dentro de cada calefactor eléctrico hay una resistencia eléctrica por la que pasa la corriente. Esta corriente eléctrica convierte la electricidad en calor. Los aparatos de calefacción eléctrica siguen este principio, con la única diferencia en cuanto al método por el cual proporcionan el calor a la vivienda.

– Sistemas de radiación: Los que más se utilizan son los de radiación por suelo y techo. Funcionan con intercambiador de calor o son sumunistrados mediante la electricidad.

-Convección forzada: calentadores de gas, conectores eléctricos, acondicionadores de aire de ciclo inverso y la mayoría de calefactores móviles suelen utilizar un ventilador que fuerza la entrada de aire a un calentador, que se calienta y es devuelto al exterior como aire caliente. Su desventaja: el ventilador hace ruido cuando está encendido, y hay que andarse con ojo si se encuentran cerca de los muebles. Suelen ser recomendados para calentar en poco tiempo áreas cerradas, y deben ser tratados con sumo cuidado.

-Radiación (radiadores eléctricos)calientan antes los objetos que el aire. Suele ser más efectivo para mucha gente que otros tipos por este motivo. No hacen ruido, pero también sonpeligrosos si hay objetos cerca, debido a una falta de protección de sobrecalentamiento y un inenso enfoque en un punto de la salida.

-Calentadores por convección: el calor procede de un proceso de conducción, que se suele ir al techo, lo que lo hace recomendable a la hora de calentar un área cerrada. Es más seguro que otros, pudiéndose dejar encendido por largos periodos de tiempo sin riesgo, y además no hace ruido.

-Calefacción radiante.

Están extendidos y son populares debido a su confortabilidad a la hora de calentar las viviendas. Pueden resultar eficientes en cuanto al uso de su energía, con lo que contribuyen a reducir el consumo energético de nuestra casa. Funcionan a través de un proceso que es conocido como radiación o transeferencia directa de calor a una superficie fría. Los encontramos en distintos formatos, divisibles en dos tipologías: radiadores (compuesto por uno o varios paneles) y suelo suelo radiante (más tecnológico, pero con mayor complejidad de instalación debido a la necesidad de obra).

Funcionan al brindar calor de manera directa al suelo o a los paneles en las paneles o techos. Existen tres tipos (los detallamos a continuación), cuya diferencia básica está en el tipo de instalación requerido:

-Suelo radiante-agua: Son lo más comunes, debido a su coste. Fucionan de la siguiente manera: un calentador hace coger temperatura al agua, que es bombeada por las tuberías que hay instaladas debajo del suelo. Hay modelos con los que se puede regular la temperatura de cada habitación regulando el fljo del agua. Su coste dependerá de la localización de la casa (cuanto más remota, más cara), su tamaño, el tipo de instalación que requiera, el tipo de suelo y el coste de la obra.

-Suelo radiante-aire: No son recomendables para viviendas debido a su coste. Sólo pueden utilizarse durante el día.

-Suelo radiante-electricidad: emite el calor desde bajo de la superficie del suelo. Pueden ser recomendables con un tipo de suelo en concreto que pueda conservar bien el calor.

 Calefacción por gas

Podría definirse como uno de los tipos de calefacción más cómodo, limpio y seguro de entre los sistemas de calefacción que se pueden instalar en una vivienda.

Para su instalación necesitaremos una caldera de gas conectada a un sistema de tubos por los que circula el agua. La caldera de gas calienta el agua que circula por el circuito de tuberías, y los radiadores irradiarán el calor. El agua que se enfría eventualmente vuelve a la caldera a través de una tubería de regreso. Así, repartidos por las habitaciones de la casa están colocados los radiadores. Al no generar calor por si mismos, por lo que no emanan ni gases ni ninguna otra sustancia, lo que los convierte en una energía limpia y segura.

Por ello, cobra vital importancia la elección de la caldera de gas que se instale. No todas las calderas de gas son iguales, por lo que dependiendo de la potencia y el sistema de caldera elegido, se podrá conseguir un mayor o menor confort de calefacción en nuestro hogar. A más potencia en kw más capacidad calorífica tendrá la caldera y proporcionará una calefacción de mayor confort. Hay que tener en cuenta el rendimiento que nos puedan ofrecer a la hora de hacer la elección. No es lo mismo, por ejemplo, una caldera convencional que una caldera de condensación.

Es posible instalar gas natural en prácticamente todas las poblaciones de más de 10.000 habitantes en España. La red de gas ha sido ampliada y continúa ampliándose, de manera que cada vez es más accesible para el ciudadano.

Sus ventajas son que no hacen ruido y pueden proporcionar aire caliente a diferentes zonas. Pueden resultar más baratas que otros sistemas, distribuyen el calor de forma más regular y no son perjudiciales para la salud, ya que no pueden causar alergias debido al polvo o bacterias.

-Bomba de calor. 

De manera breve, podemos decir que se trata de una mecanismo basado en un ciclo de dos focos térmicos: el foco caliente y el foco frío. Transfiere energía térmica desde una fuente fría a otra más caliente. Cuando se aplica energía eléctrica al sistema, uno de los focos aumenta su temperatura (desprende energía) mientras que el otro la disminuye (absorve energía). Así, podríamos decir que funcionan más o menos como el frigorífico. De hecho, es una unidad de aire acondicionado que funciona a la inversa. Absorven el calor de un sitio y lo bombean hacia otro. Se suelen utilizar este tipo de calefacciones en el norte de Europa, con temperaturas mucho más frías que aquí.

En ocasiones presenta algunos problemas, de entre los que destaca el hecho de la formación de hielo en la unidad exterior cuando funciona en modo calefacción. Debido a la necesidad  de enfriar el aire exterior para que el sistema funcione, cuando la temperatura ambiente es inferior a 5ºC es posible que con el proceso de enfriamiento bajemos de 0ºC, por lo que puede que aparezca hielo en ciertas partes del equipo (batería), haciendo que la máquina entre en modo “desescarche” y se detenga por un periodo de tiempo para derretirlo, periodo en el cual no habrá calefacción.

Chimeneas: El sistema más tradicional.

Como última opción también puedes optar por chimeneas, la opción más tradicional. Hay varios tipos de chimenea, de leña y eléctricas por medio de combustibles naturales que no generan ni humo ni molestias a la hora de recambiar los recursos.

Si estás pensando en reformar tu calefacción o instalar una chimenea no dudes en contactarnos, te asesoramos personalmente en tu necesidad y te aportaremos la toma de contacto con le mejor profesional y presupuesto a tu alcance.

Pedir presupuesto para calefacción

¿Te sirvió este artículo?

¡Suscríbete y consigue hacer de tu hogar un espacio mejor con sencillos trucos y consejos!