Lavabo

Cómo organizar el lavabo de nuestro baño, qué diseño, a qué altura o de qué material. ¿Optar por una pila de baño o por un lavabo? ¿Incrustarlo en la mesa o buscar una pieza independiente y suspendida? ¿Cuál es el más apropiado para personas alguna discapacidad?

De nuevo, un gran abanico de posibilidades y dudas se abre ante nosotros. Primero tendremos que conocer las diferencias entre un lavabo y una pila, para después saber cuál se adapta a nuestro proyecto y a los habitantes de nuestro hogar.

Pila de baño

La pila suele tener un diseño más minimalista y aparece incrustado en el mueble de nuestro baño, las tuberías, de este modo, quedan dentro de nuestro mueble y ocultas a la vista. Dan un aspecto moderno y discreto, además disponemos de una gran variedad de tamaños, formas y diferentes materiales.  Pueden ser de madera de teca, mármol, porcelana, piedra fosilizada o madera, entre otras posibilidades. Tendrás muchas opciones para comparar y su instalación será rápida y sencilla.

Las pilas, no podrán estar suspendidas si no cuentan con una superficie que las sostengan. Pueden ir sobre la encimera o integradas en el mueble del baño.

Aquellos que las integren en un mueble de baño, disfrutarán de un ahorro considerable de espacio en su baño, sobre todo, si la estancia es pequeña.

¿Estás pensando en renovar el interior de tu vivienda?

No pierdas la oportunidad de darle un giro a tu hogar. Si quieres cambiar de estilo, color y diseño, la mejor opción es pedir ayuda a un profesional. Puedes solicitar presupuesto con el mejor profesional en diseño de interiores.  

Pide tus presupuestos gratis

Lavabo

El lavabo es una pieza independiente, suelen ser los utilizados tradicionalmente en todos los baños. Son muy resistentes y tienen un toque auténtico y original. También, al igual que las pilas de baño, cuentan con variedad de formas. Uno muy empleado, es el modelo columna, sencillo, sólido y fácil de mantener.

Una de las ventajas a destacar de los lavabos es la posibilidad de adaptarlos a la altura deseada, por lo tanto, podremos decidir la elevación exacta a la que queremos situarlo. También pueden estar suspendidos, lo cual es muy útil para todas aquellas personas con discapacidad. Facilitará, de este modo, su utilización y manejo.

Destacamos del lavabo, su funcionalidad y atemporalidad, en contra de su diseño menos estético y variado del que puede aportarnos una pila de baño.

Tipos

  • Lavabos para muebles: son aquellos lavabos que necesitan un mueble o encimera para ser instalados.
    • Lavabo encastrado: es un lavabo que se instala debajo de la encimera. Se le otorga protagonismo a la encimera y se aprovecha el espacio a su alrededor.
    • Lavabo para sobreponer: es un lavabo que se instala encima del mueble. En este caso, se realza el estilo del lavabo y otorga elegancia al diseño.
    • Integral: se integra el lavabo con el mueble.
  • Lavabos sin muebles: son aquellos que no requieren de muebles para su instalación.
    • Lavabo para pedestal: son aquellos que no necesitan ningún mueble ni encimera, solamente un pie de apoyo.
    • Lavabo suspendido: es aquel que es instalado en la pared. No requiere ningún tipo de apoyo.

Son estos pequeños detalles los que tenemos que meditar a la hora de resolver nuestra elección. Estética, practicidad y eficacia, en busca de la solución que se adapte a nuestro baño.

Precio lavabo/pila

Entre 50 y 200€

(Por profesional + material)

Duración media del trabajo

Entre 1 y 2 días

(Dependiendo del tipo de obra)


¡Suscríbete y consigue hacer de tu hogar un espacio mejor con sencillos trucos y consejos!