Bañera y ducha

Decantarnos por instalar una bañera o una ducha en nuestro nuevo baño puede ser un dilema muy complejo. Tendremos que valorar sus pros, contras, nuestra rutina y necesidades.

Una bañera en nuestro hogar puede sumar, sofisticación y momentos de relax y placer, a nuestro día a día. Por no hablar de la propia bañera como casi un objeto de culto. Pero en contraposición tenemos la funcionalidad, sencillez y ahorro de espacio que nos aporta una ducha. Decantarse por una de las dos opciones no es sencillo puesto que ambas tienen diferentes ventajas y desventajas a valorar.

¿Porqué elegir una bañera para nuestra casa?

La instalación de una bañera en nuestra vivienda, indudablemente aportará mucho estilo y elegancia a nuestro baño.  Pueden encontrarse muchos modelos diferentes con variadas formas y materiales, tendremos desde las típicas bañeras antiguas a modernas angulosas, ovaladas o bañeras riñón.

Descartar la bañera es prescindir de momentos de placer y relax, sobre todo si contamos con la presencia de peques en la casa. La hora del baño se convertirá en un momento divertido y agradable que sin duda no podremos disfrutar con una ducha.

En cambio nos restará en espacio y los costes serán mayores. Los precios de las bañeras son más elevados que los de los platos de ducha, por no hablar del ahorro en gasto de agua.

¿Tu baño necesita una reforma?

¿Estás pensando en renovar tu baño y que luzca cómo nuevo? ¿Quieres asegurarte de que dispones de un baño acorde con el resto de la vivienda? Consigue hasta 4 presupuestos gratis y sin ningún compromiso.

Pide tus presupuestos gratis

¿Por qué decantarse por una ducha en nuestro baño?

El utilizar una ducha en nuestro baño nos asegurará comodidad, accesibilidad y seguridad. Podremos olvidarnos de posibles percances relacionados con caídas o resbalones. Nos asegurará una fácil entrada y salida de la ducha, sobre todo, para aquellas personas mayores que habiten nuestro hogar o para nosotros mismos. También podremos incluir agarraderas laterales en las paredes para aquellos con dificultades de movilidad.

Económicamente supondrá un ahorro, tanto en costes como medioambiental, con respecto a la bañera. El gasto en agua de un baño suele suponer unos 150/200 litros, cuando en una ducha apenas gastamos de 50 a 100 litros.

Otro de los beneficios, sin duda, será el ahorro de espacio, optimizaremos al máximo nuestro cuarto de baño y tendremos una mejor distribución y amplitud. También disponemos de numerosos diseños, tamaños, materiales y colores a la hora de elegir nuestro plato de ducha. Algunos de estos modelos, disponen de terapias de hidromasaje, cromoterapia o contraste, que pueden ser muy beneficiosas para nuestra salud y organismo.

Precio bañera/ducha

Entre 70 y 600€

(Por material)

Duración media del trabajo

Entre 3 y 5 días

(Dependiendo del tipo de obra)


¡Suscríbete y consigue hacer de tu hogar un espacio mejor con sencillos trucos y consejos!